El Ejecutivo federal confía en los integrantes de las Fuerzas Armadas por su origen popular, por ser un ejército nacionalista y por desempeñarse con responsabilidad al no haber formado parte de negocios que se concretan al amparo del poder. Por tanto, se trata de instituciones fundamentales del sistema político democrático.

 

Tales fueron las ideas centrales expresadas por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante la ceremonia de salutación realizada este día en el Campo Marte, como parte de los protocolos correspondientes a la toma de posesión del cargo.

 

En reconocimiento a todos los elementos que integran la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina (Semar) y Fuerzas Armadas de México, López Obrador reiteró que nuestro país cuenta con instituciones procedentes de un noble origen: “Nuestro ejército de arriba, sus oficiales, hasta sus soldados, hasta la tropa, tienen un origen popular, es un ejército del pueblo”.

 

Asimismo, expresó su respaldo a estas instituciones por conducirse en un marco de independencia y honorabilidad:

 

“Tengo confianza también en las Fuerzas Armadas porque han actuado con responsabilidad y no se han mezclado, inmiscuido, en negocios que se hacen a la sombra del poder. Los generales, los almirantes, no forman parte de la oligarquía, como suele pasar en otros países.”

 

El tercer elemento característico de nuestras instituciones castrenses que destacó el mandatario se refiere a su lealtad hacia la nación: “Otro rasgo distintivo, importante del Ejército de las Fuerzas Armadas: es un ejército nacionalista. Nunca este ejército va a estar subordinado a una hegemonía o a un gobierno extranjero. Este es un ejército patriota”.

 

En resumen, dijo el presidente, se trata de “dos instituciones fundamentales de nuestro sistema político democrático”.