Por: Carlos E. Martínez Méndez

. La Diputada Federal Josefina Hernández factor de división en el PRI de Zacapoaxtla
. La Dirigencia Estatal y en CEN nacional debe poner un alto a tiempo

Zacapoaxtla.-Fíjese usted que mucho se habla y ha llegado ya hasta esta mesa de redacción, el que la diputada federal por el distrito 04 de Zacapoaxtla Josefina Hernández García, de manera equivocada y autoritaria, intenta imponer la candidatura a la diputación federal por el PRI con Bertha Rodríguez, amiga íntima de la legisladora y actual alcalde del municipio de Atlequizayan, lo que ha originado desconcierto y el divisionismo al interior del priismo en esta zona, pues claramente entorpece el proceso de selección del candidato por el citado distrito.
Ante esta situación diversos sectores y militantes priistas, así como aspirantes, exigen que intervenga de inmediato el Comité Directivo Estatal del Revolucionario Institucional a cargo de Isabel Allende Cano y el propio Comité Ejecutivo Nacional, para que este llamado a tiempo a la legisladora, en el sentido de que saque las manos del proceso interno, frene de tajo la obsesión enfermiza de la diputada federal por imponer a su amiga íntima, lo que auguran, sería la catástrofe para el priismo serrano en esta zona, pues se desvanecerían como la espuma sus posibilidades de conservar la curul para el PRI.
Primero porque el intento de la equivocada elección es conocida ya por todos los priistas y segundo porque dicha decisión provocaría tal descontento entre la militancia y la población en general, que el voto de castigo sería en cascada, porque por muy indígena que sea la favorita de la diputada Josefina. ¿A quién le gustan las imposiciones?
Sostienen que esta situación ha provocado que el proceso interno de selección del candidato se ensucie a tal grado que Josefina Hernández ha menospreciado y desdeñado las aspiraciones de su propia suplente Lucia Cruz Arroyo, Oscar Aguilar González y Adalberto Melo Smith, quienes incrédulos han vívido en carne propia la desestimación a sus legítimas aspiraciones por parte de la diputada, quien tiene la firme intención de salirse con la suya pésele a quien le pese y dicen que en base hasta de amenazas e intimidaciones. Obvio esto también ha provocado el distanciamiento de su suplente, además de otras cosas.
Le debe quedar muy claro a la diputada que esto no es un monopolio y si se siente la voz del pueblo lo único que exhibe es que es más fascista que los propios iniciadores de esta terrible práctica intimidatoria a toda participación popular y realmente representativa de una comunidad o un pueblo. También señalan que el liderazgo y le convocatoria exhibida por Josefina Hernández García cuando gano la elección federal, ha disminuido gradualmente pues la población ha sido engañada, las propuestas de la legisladora en campaña no se plasmaron en la realidad y además el hecho de que defienda las causas indígenas y pugne por una candidatura a través de ese sector para el PRI en Zacapoaxtla es doble discurso, porque la verdad es que han brillado por su ausencia sus apoyos y gestiones con resultados tangibles en favor de las comunidades indígenas existentes en su distrito.
Amparada en su investidura indígena, Josefina Hernández García pretende imponer a Bertha Rodríguez a través de la manipulación del proceso interno de selección de candidato a la diputación federal, esto es un secreto a voces, su actitud provoca divisionismo y un ambiente tenso y muy perjudicial para el priismo que no sale de una y entra en la otra. Poco, muy poco ayuda la diputada Josefina con su fijación y si en cambio abona y mucho, a que el PRI tenga que activar los focos rojos en el distrito 04 de Zacapoaxtla, porque ya no ven lo duro sino lo tupido. ¿Y ahora quién podrá ayudarles?