• En 2017 vamos por cuatro triunfos, claros, contundentes e inobjetables. Vamos a ganar en el Estado de México, en Nayarit, en Veracruz y en Coahuila, enfatizó.

“El PRI es un Partido que sabe acordar, que pacta para gobernar y para transformar, pero que quede bien claro: nunca, pero nunca pactará para dejarse derrotar. Nosotros los priistas, y está en nuestra genética, siempre salimos a ganar”, afirmó el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Al encabezar la conmemoración del 88º Aniversario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Primer Mandatario subrayó: “no hay que olvidar por qué, y sobre todo para qué buscamos acceder a la responsabilidad política que hoy tenemos. Llegamos a romper inercias para transformar, y no sólo administrar”.

“No somos el Partido que patea el bote o nada de a muertito; tampoco somos el Partido que engaña con ilusiones y promueve la división”, enfatizó.

Tras señalar que tiene “el honor y el enorme privilegio de ser un Presidente de la República emanado del PRI, arropado por el PRI y muy orgulloso del PRI”, el Titular del Ejecutivo Federal destacó que, “como lo decía Luis Donaldo Colosio, el PRI es el Partido del cambio con responsabilidad”.

Aseguró que a diferencia de los últimos gobiernos de la oposición, “nosotros sí nos atrevimos a asumir los costos y a tener la audacia para impulsar las grandes transformaciones del país. Entendimos que la popularidad es efímera, mientras que el ejercicio de la responsabilidad trasciende en el tiempo”.

“Sí, claro que podíamos haber evitado un conflicto con quienes querían mantener estancada la educación y conservar sus privilegios, pero ello habría sido una imperdonable injusticia con nuestros niños. El Estado también podría haberse mantenido doblegado ante los grandes monopolios económicos, pero habría sido otra injusticia con las familias mexicanas que seguirían pagando elevados costos por los servicios que consumen”, expresó.

“Sí, podíamos habernos cruzado de brazos y dejar que nuestro sector energético entrara en una etapa crítica. Pero, en cambio, decidimos transformarlo para asegurar nuestra soberanía energética.

Y este año, también hubiéramos podido evitar los costos políticos del aumento en el precio de la gasolina, costos que otros partidos en el pasado no quisieron asumir, pero ello hubiera significado recortar programas sociales o poner en riesgo la estabilidad de toda la economía nacional”, añadió.

Refirió el Presidente Peña Nieto, “los priistas pudimos habernos evitado muchos costos políticos estos años, pero ello habría significado traicionar a los mexicanos, que nos eligieron para cumplir con un programa de transformación nacional”.
Señaló que “hoy nuevamente hay riesgos de retroceso. Al igual que hace seis años, están resurgiendo las amenazas que representan la parálisis de la derecha, o el salto al vacío de la izquierda demagógica”.

Puntualizó que es necesario no olvidar “el estancamiento del que veníamos, ni el riesgo real de perder lo que hemos logrado construir como país en las últimas décadas”, por lo que expresó que “una vez más, tenemos que salir a defender el avance del país y el bienestar de su gente. Es un reto que debemos asumir con toda responsabilidad y con profunda seriedad”.

“Quiero decirles que lo que está en juego es mucho más que una elección. Lo que se estará decidiendo en las urnas este y el próximo año es, literalmente, el futuro de México”, apuntó.