Por Jesús Lemus/Puebla

El PRI necesita dejar “ser carne de cañón” ante la oposición y requiere de candidatos que no sean agachones rumbo a las elecciones de 2018, cuando se renovarán diversos cargos de representación popular, declaró Jorge Eduardo Amador Alarcón, titular del ICADEP en Puebla capital.
En el encuentro con medios de comunicación, indicó que el Revolucionario Institucional tiene sus propios mecanismos para elegir a los candidatos que aparecerán en las boletas electorales el siguiente año.
Sin embargo, consideró que la consulta a la base podría ser un buen método, siempre y cuando se tome en cuenta a toda la militancia para conocer a los perfiles idóneos que tratarían de ser candidatos a un cargo público.
Sin embargo, el titular del ICADEP en Puebla, también se pronunció por aplicar una serie de encuestas para identificar quien podría competir por la gubernatura y presidencia de Puebla en el 2018.
Condenó que en la militancia haya personajes que todavía sean “agachones”, bajo el argumento de que se requiere ser institucional en diversas decisiones, pero dejó en claro que ser institucional, no necesariamente significa respetar todos los proyectos del PRI estatal.
Indicó que con base en los datos que tiene, Blanca Alcalá Ruiz y Enrique Doger Guerrero, son los mejores posicionados para obtener la candidatura al gobierno estatal y se reflejó ante su posicionamiento que tienen como ex alcaldes de la ciudad, pero insistió que será el PRI en su momento el que elija al mejor perfil que aparezca en las boletas electorales y que no se caracterice por ser agachón.
Por último, Amador Alarcón reconoció su interés de ser presidente del PRI municipal, donde garantizó que habría imparcialidad en la selección de los candidatos que en el 2018 compitan por un cargo público en la ciudad.