Por Jesús Lemus/Puebla

El diputado federal Alejandro Armenta Mier minimizó tajantemente la suspensión de sus derechos políticos y sentenció que estará en contra del PRI que es omiso a diversos temas de corrupción, pero sobre todo criticará al partido que desde Casa Puebla busca acordar las candidaturas para la renovación de los diversos cargos públicos en 2018.
Así lo dijo en México, después de que la Comisión de Justicia Partidaria del PRI nacional, le suspendiera sus derechos políticos para agilizar su proceso de expulsión del partido, una vez que no retiró su firma del documento de MORENA que promueve una estrategia para combatir la corrupción que se vive en el país.
Por lo anterior, no descartó integrarse a la fracción parlamentaria de MORENA en San Lázaro, para que desde el Congreso de la Unión continúe dando la batalla en contra de las omisiones que el PRI ha permitido durante los últimos años.
Indicó que está en contra del Revolucionario Institucional que en su momento abandonó a Blanca Alcalá Ruiz como candidata a la gubernatura de Puebla en 2016, provocando que unos cuantos priistas se beneficiaran del escenario vivido en el territorio poblano que también sucedió en 2010.
Sentenció que no se callará ante diversos escenarios que se viven Puebla y que han sido solapados por el PRI desde Puebla, quien busca, insistió, negociar las candidaturas de 2018 en Casa Puebla.
“Rechazo al PRI que disfrutó de la derrota que tuvimos en el 2010, cuando para algunos era mejor que ganara la oposición que uno de nosotros. Rechazo al PRI que busca acordar las Candidaturas del 2018 desde Casa Puebla”.