Por Jesús Lemus/Puebla

El PRI está buscando rumbo al 2018, “un candidato que no sepa hablar y dócil”, a fin de permitirle al PAN ganar la gubernatura del estado de Puebla el siguiente año, argumentó el diputado federal, Alejandro Armenta Mier.
Así lo señaló después de confirmar que presentó un juicio de protección a sus derechos políticos, una vez que el PRI a nivel nacional, le suspendió sus derechos como militante del instituto tricolor, luego de apoyar con su firma el documento de MORENA para el combate a la corrupción.
En este sentido, lamentó que la dirigencia nacional del PRI siga con los ataques para sus militantes que se han coinvertido “un poco incómodos”, por las críticas que se emiten en contra de esta misma fuerza política.
Insistió que el Comité Ejecutivo Nacional del PRI tiene acordado con el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas la elección de Puebla en 2018, para que sea una vez más el PAN quien se alce con la victoria en el territorio poblano.
“El PRI pactó al derrota de Blanca Alcalá en 2016 y ahora acuerda la elección de 2018, ya que ellos pretenden impulsar a Martha Erika Alonso como candidata a gobernadora, es por ello que el PRI buscará un candidato que no hable y que sea dócil”, mencionó.
Sobre su juicio a la protección de sus derechos políticos, argumentó que lo detallará en los siguientes días para continuar evidenciando que el PRI está incurriendo en anomalías que afectan a los propios militantes.