+ Concluye IV Seminario de Periodismo Científico
El periodista brasileño, ganador en 2009 del premio Esso, participó en la última jornada del IV Seminario Iberoamericano de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación, con sede en la BUAP
– Por la dependencia financiera de los medios tradicionales de comunicación, el periodismo de ciencia, tal y como hasta ahora se ha desarrollado, se encuentra en crisis, bajo presión del modelo superado de negocios. Lo anterior nos obliga a convencer sobre la importancia de la ciencia para la vida social, mediante trabajos periodísticos para un nuevo público acostumbrado a las imágenes y que lee con placer aventuras de Harry Potter, señaló Marcelo Leite, reportero especial de Folha, Brasil, durante su visita a la BUAP.
Tras subrayar que el trabajo periodístico sobre ciencia, al menos en el caso brasileño, está inmerso en un contexto difícil, debido en gran parte a los desafíos económicos del incipiente siglo, Leite destacó la necesidad de “volver interesante lo que es importante, y no volver importante lo que solamente es interesante”. Es decir, generar una labor de convencimiento en la opinión pública, de que la ciencia es fundamental para incentivar el desarrollo de una región o país, tan importante como la salud, de interés primordial en la sociedad.
En su conferencia Agenda mediática y jerarquización de noticias: experiencia en Brasil, el ganador del Premio Esso de información científica, tecnológica y ecológica, en 2009, señaló que lo anterior es posible mediante la especialización de los periodistas en algunos campos de investigación, sin que esto los lleve a la escritura de trabajos con lenguaje muy técnico, para encontrar temas que no sean relevantes, pero sí significativos para la marcha de la ciencia y la propia humanidad, útiles para la vida social de su país o región.
Los periodistas de ciencia deben informarse sobre las nuevas técnicas de comunicación, como infografías, páginas web, fotografías y video, y a través de multimedia contar historias a los nuevos públicos que, por sus perfiles y hábitos de consumo de información, han ocasionado la fuga de capital a monopolios como Google o Facebook, alejando los ingresos de los medios tradicionales.

“No hay que olvidar que hacemos periodismo, antes que periodismo de ciencia. Por eso, para nosotros lo nuevo es de gran importancia. La esencia del periodismo es contar historias y en ese sentido no debemos ser meros reproductores de lo que dicen los científicos”, comentó el destacado escritor, quien invitó a los colegas reunidos en el Complejo Cultural Universitario de la BUAP a ir más allá de las tiendas de commodities y buscar fuentes de información propias.
—————–
ESCRIBIR SOBRE EL MUNDO CIENTÍFICO ES UNA AVENTURA INCREÍBLE: NATHANIEL HERZBERG

Reconocido periodista del diario francés Le Monde participó en el IV Seminario Iberoamericano de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación

BUAP. 14 de octubre de 2016.- El mundo científico es una aventura increíble que nos permite conocer la belleza del mecanismo intelectual y como periodistas es un privilegio poder describirla a la sociedad, expresó Nathaniel Herzberg, reportero de ciencia del diario francés Le Monde, durante su participación en el IV Seminario Iberoamericano de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Un periodista siempre debe estar motivado por la curiosidad y el deseo de descubrir nuevos conocimientos, además de desarrollar un impulso interior, esa intuición natural en cada uno, tal y como lo hacen los científicos al momento de explorar nuevas áreas del conocimiento, comentó al impartir su conferencia.

El reconocido periodista, ganador del AAAS Kavli Science Journalism Award en 2015, recalcó que los reporteros tienen la responsabilidad de explicar los temas que generan una frontera entre la ciencia y la sociedad, por lo cual recomendó no temer escribir acerca de un asunto en particular, por muy complejo que parezca. “La física de partículas, el estudio de las moléculas, la bioquímica y todo tipo de información es posible explicar”, dijo.

En este sentido, consideró que lo importante es no complicarse demasiado al momento de redactar y tratar de hacerlo de una forma comprensible, con un lenguaje sencillo y analogías, y utilizar tecnicismos sólo cuando sea necesario. Lo anterior, para que el lector no sienta que el texto es simple o difícil de comprender y provoque que el tema pierda importancia.

Nathaniel Herzberg aseveró que el periodista científico debe acercarse a las instituciones competentes que le permitan adentrarse en el mundo de la ciencia, para comprender qué es lo que está pasando en esta área.

“Es nuestra decisión hacer nuestro mejor trabajo, ya que el periodismo científico no se limita solamente a publicar comunicados de prensa, nosotros debemos investigar, preguntar opiniones independientes y si nos cierran la puerta no importa, vamos a tocar ventanas o buscar otras formas de conseguir la información verídica”, enfatizó.

En su opinión, escribir un artículo es contar una historia en la que se den a conocer los detalles del proceso de cada proyecto y no limitarse sólo a los resultados. Es decir, hacer que el mundo de la investigación sea vivido por los lectores.

A lo largo de su ponencia ejemplificó su trabajo con una serie de artículos de ciencia, publicados en Le Monde, sobre el estudio de las anguilas, los ratones de laboratorio y la creación, evolución y declive del uso del estetoscopio.

RÁFAGA IMAGINARIA, UNA MUESTRA DE MINIFICCIONES POBLANAS

El libro, editado por la BUAP, reúne la obra de minificción de 14 escritores poblanos

BUAP. 14 de octubre de 2016.- En el marco de la Primer Feria del Lector Puebla 2016 se presentó la antología Ráfaga Imaginaria. Minificción en Puebla, en San Pedro Museo de Arte, obra coordinada por Fernando Sánchez Clelo y editada por la Dirección de Fomento Editorial de la BUAP. Este libro reúne textos de minificción, elaborados por 14 escritores poblanos. La presentación estuvo a cargo de Alejandro Badillo, David Baizabal y el antologador.

De acuerdo con Baizabal, la muestra es un claro ejemplo de la amplitud y calidad literaria de la minificción en la ciudad de Puebla. Dicho género se considera inaugurado en nuestro país con el libro Ensayos y poemas, publicado en 1917 por el escritor Julio Torri, de quien toma nombre el Premio Nacional de Cuento Breve, convocado cada año por el Conaculta y la Secretaría de Cultura de Coahuila.

Durante la presentación se destacó la participación del poblano José Luis Zárate, uno de los principales exponentes de la minificción en el país y que se ha desempeñado en la tendencia emergente de la tuiteratura. Mediante este tipo de narrativa, Zárate aborda cuentos populares y referentes grecolatinos, como personajes pertenecientes a la Odisea, entre otros.

Por otro lado, Badillo, autor del prólogo de Ráfaga Imaginaria, compartió su experiencia conjunta como autor de minificciones y docente de educación media superior. “Lo que tiene de interesante la ficción breve es que rompe la barrera entre el lector y el escritor”, afirmó. De esta forma, este tipo de textos, los cuales suelen implicar juegos de palabras, aforismos e importantes cargas retóricas, se vuelve cercano al receptor.

Finalmente, la presentación concluyó con la lectura de algunos de los autores antologados, como el mismo Badillo, David Baizabal, Judith Castañeda y Javier Zúñiga. Ráfaga Imaginaria puede ser adquirido en el stand de la Dirección de Fomento Editorial, hasta el 16 de octubre, día de clausura de la feria.