• Calculan que al ser el líder de la banda obtenía cerca de 10 mil pesos por golpe como botín.
• Desde el homicidio de Erick Bolio cambiaba de domicilio constantemente para no ser atrapado.

Odilón Larios Nava.- Después del asalto a la ruta 27A el pasado 29 de abril, donde fue asesinado Erick Ernesto Bolio, el presunto homicida apodado El Kalusha, siguió delinquiendo con normalidad. Sólo tomaba algunas precauciones, como cambiar constantemente de domicilio para despistar a las autoridades que le seguían el rastro.
Autoridades policiales, que solicitaron el anonimato, indicaron a este diario que tan sólo en la semana pasada se presume que participó en cinco asaltos a transporte público y la semana antepasada al menos se le relaciona con cuatro delitos similares.
Hay que destacar que Rafael “N”, alías El Kalusha, es un viejo conocido en el penal de San Miguel, pues cuenta con antecedentes penales por el delito de robo a transporte público, asalto a tiendas de conveniencia y también se le señaló de participar en un violento asalto a una boutique en San Manuel en el 2007.
De acuerdo con las investigaciones ministeriales, El Kalusha, privó de la vida al joven Erick Bolio, de 23 años de edad, cuando el hoy occiso intentó defender a una mujer que llevaba un bebé en brazos, durante el asalto a la ruta 27A en el bulevar Héroes del 5 de Mayo y 32 Oriente.
Pese a saber que era buscado por las autoridades este delincuente no paró de cometer atracos, indicaron las fuentes consultadas: “Le seguía pegando al peligro el cabrón”.
El presunto ratero y homicida, fue capturado el pasado viernes por la noche. Su captura se dificultó debido a que por estrategia cambiaba de domicilio en cuestión de días, se movía entre Puebla, Amozoc y Tepeaca.
El día de su detención fue atrapado en inmediaciones de la 36 Oriente y 24 Norte. Sus vecinos manifestaron a las autoridades estar hartos de ese delincuente, pues a todos les había robado algo, pero no podían hacer nada en su contra por miedo a la peligrosidad de este maleante.
Luego de que se hizo pública la detención y fueron difundidas sus fotografías en medios de comunicación y redes sociales, al menos unas 30 personas han acudido a las autoridades porque lo reconocen plenamente como uno de los sujetos que los atracó.

EL LUCRATIVO DELITO DEL ASALTO A TRANSPORTE

Cálculos hechos por autoridades policiales estiman que El Kalusha obtenía en promedio 10 mil pesos por cada atraco en el que participaba – entre efectivo y objetos de valor, principalmente celulares –, sabiendo que cometía entre 4 y 5 asaltos a la semana, sus ingresos semanales los estiman entre 40 a 50 mil pesos, eso por ser él el líder de la célula delictiva.
Se espera que en las próximas horas este sujeto se vincule a proceso y que durante la etapa intermedia del proceso se reúnan las pruebas necesarias para que se le sentencie por el asalto a transporte público y el homicidio del joven Erick Bolio.