Por Patricia Moreno Sánchez

El incremento que autorizó la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) es marginal, aseguró Francisco Romero Juárez, consultor de Empresas Familiares.
Explicó que a partir del 1 de enero del 2016, los trabajadores recibirán este incremento por lo que su salario subirá de 70.1 pesos a 73.4 pesos, sin embargo refirió que de acuerdo al CONEVAL, el salario mínimo debe ser de al menos 86 pesos.
No obstante el especialista en finanzas especificó que no se puede incrementar el salario por decreto, ni en esos niveles ya que se produciría un problema de inflación.
Agregó que para que se logre mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores, debe asegurarse la productividad en el país y esta es en base a la formalidad. Es decir que todos contribuyan con sus aportaciones fiscales, por ello la importancia de sumar a todo comercio informal.
Por último dijo que el incremento de 4.2 % es superior al porcentaje inflacionario, que se estima para este año cierre en 2.5%.
Comentó que un dato importante que de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística de Geografía (INEGI) señala que en México 7 millones 100 mil personas reciben el salario mínimo, la parte preocupante dijo es que 3.1 millones de personas reciben salario mínimo colaborando con empresas formalmente establecidas, de lo que indica que 4 millones de personas que reciben este salario están en el comercio informal. Agregó que esto es preocupante al señalar que en Puebla el 70 por ciento del comercio es informal y ello atenta contra la competitividad.
Dijo que el país no se puede dar el lujo de incrementar el salario por decreto, la base debe ser a través de la productividad formal.