1. El joven y su compañero de vicio jugaban con un cuchillo; en un juego, terminó muerto y el otro en prisión.

Odilón Larios Nava.- “Las armas son del diablo y las usan los…”, reza un sabio refrán mexicano. Y esto fue lo que pasó el pasado lunes por la noche en un domicilio de la colonia san Antonio Abad, en donde dos drogadictos jugaban a hacerse daño con un cuchillo, uno de ellos resultó muerto y el otro terminó detenido y a disposición de las autoridades ministeriales.
El cadáver de un joven drogadicto fue localizado la mañana del pasado martes, en un domicilio de la calle Azucena casi esquina con Diagonal san Antonio, en san Antonio Abad. Inicialmente se encontraba en calidad de desconocido. Después fue identificado como Jahir David J., de apenas 15 años de edad.
Después de ser localizado el cadáver, elementos de la policía estatal lograron detener al probable homicida de 18 años de edad. El hoy occiso y su victimario eran compañeros de vicio, ambos iban a drogarse a la casa donde ocurrió el crimen.
Versiones extraoficiales informaron a este diario que el homicida señaló en sus declaraciones que estaban drogados y tenían un cuchillo con el que simulaban agredirse mutuamente. Así, jugando, el ahora detenido de 18 años de edad, lesionó en el costado izquierdo a la altura del abdomen a Jahir, éste al verse cortado se abalanzó sobre su “amigo” y el hombre del cuchillo al ver que lo agredía reaccionó clavándoselo justo arriba del ombligo.
El chico de 15 años de edad, murió rápidamente, se desangró. El homicida, aún drogado, comenzó a limpiar todo el lugar. Incluso colocó una esponja mugrosa, de un sillón viejo que se halla en la casa, en la rajada que presentaba el cadáver arriba del ombligo. El ahora detenido, expresó a las autoridades que colocó la esponja para que ya no regara sangre, pues ya había limpiado.
Es así como un simple juego entre dos “amigos” adictos a las drogas culminó en tragedia para ambos: uno se encuentra en la tumba y el otro tras las rejas.

—————-0000000000000000—————–