• Causa el tabaco un 90 por ciento de casos de cáncer de pulmonar
A pesar de que se trata de un elemento nocivo para la salud, la edad promedio de un paciente con una enfermedad a consecuencia del consumo del tabaco ha disminuido hasta 20 años, ya que actualmente los pacientes que llegan por un tratamiento cuentan con 40 años de edad, a diferencia de años anteriores donde la edad promedio solo era de 60 años.
Este dato demuestra que a pesar de las intensas campañas que se han impulsado en el país, tanto las autoridades como las propias empresas cigarreras, el consumo de este producto sigue incrementando.
Al respecto el neumólogo Javier Toledo Sánchez, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el cigarro existen más de 4 mil sustancias activas, entre ellas la nicotina que además de ser una sustancia adictiva es cancerígena.
Lo cual ha traído como consecuencia que el 90 por ciento de los casos de cáncer de pulmón que se presentan en esta institución sean como consecuencia directa del consumo del tabaco, mientras que el otro 10 por ciento se presenta principalmente por factores de tipo hereditario, la exposición prolongada a ciertas substancias como el asbesto, el gas radón o el humo secundario del tabaco de las personas que fuman.
“Las enfermedades más comunes derivadas del consumo del tabaco son el infarto agudo al miocardio, hipertensión arterial, eventos vasculares cerebrales, bronquitis crónica, enfisema pulmonar y distintos tipos de cáncer, principalmente de pulmón, laringe y lengua”.
Toledo Sánchez aseveró que el enfermo después de haber fumado un determinado número de cigarrillos durante muchos años puede empezar a tener falta de aire llamado disnea y tos crónica, generalmente la tos es con expectoración blanca y amarillenta. Cuando la enfermedad avanza puede haber dolor torácico, expectoración con sangre y puede haber pérdida de peso.
Las cifras
Las cifras nacionales indican que más de 50 millones de mexicanos son fumadores activos, de los cuales, se calcula que el 50 por ciento, es decir 25 millones de mexicanos mueren a consecuencia de las complicaciones del tabaquismo.
Se sabe que la mujer es más susceptible a los efectos nocivos del tabaco, en cambio el hombre es más resistente, mientras que la mujer es más susceptible al cáncer de mama y cervico-uterino.
Además el 70 por ciento de los fumadores desean dejar ese hábito, sin embargo, sólo el 10 por ciento lo logra, por lo que la indicación es dejar de fumar y solicitar ayuda de un profesional.
El neumólogo explicó que como en la mayoría de las enfermedades, si el cáncer de pulmón se detecta a tiempo, hay mayores probabilidades de tratamiento, no obstante, ocho de cada 10 casos de este tipo de cáncer se detecta en etapas ya avanzadas en las que el paciente logra una sobrevida de dos años como máximo.
Por qué fumas?
Sin embargo para los adictos al tabaco, es casi imposible el poder dejar el cigarro, ya que lo que inició como una curiosidad, termina con una necesidad de sentior la nicotina en el cuerpo, así lo señala una poblana de 45 años de edad.
“Cuando era chica, yo tocaba la guitarra, entonces se me hacía muy bohemio salirme al jardín a fumar a tocar y a oír música, pero en realidad era uno de vez en cuando nunca pensé que se me hiciera una adicción y que ya no pudiera yo dejar de fumar”.
Sin embargo al paso de los años, lo que empezó como una imagen social, terminó convirtiéndose en una necesidad, sin importar que estén conscientes del daño que causa al cuerpo.
“Sé que hace mal, he visto bastantes reportajes, no soy una ignorante por que sé que el fumar hace daño, desgraciadamente me hice adicta, y si yo no tengo un cigarro o la cajetilla, me empiezo a poner muy nerviosa y una ansiedad de querer fumar, y en cambio sabiendo que tengo los cigarros, aunque no fume yo estoy tranquila”.
La realidad es que hay quienes quieren dejar de fumar, sin embargo los productos que ofrece el mercado para contribuir a dejar esta adicción, no son accesibles para todo público.
“claro que he intentado dejar de fumar, intenté con los chicles o parches, pero resulta que a veces te salen más caros que comprarte los cigarros, por lo que sería bueno que los que desean que dejemos de fumar, ofrezcan un producto más accesible económicamente para quitarnos ese vicio”.
Otra de las influencias es la propia sociedad y el ámbito de trabajo, ya que por lo menos en una empresa más del 50 por ciento de los trabajadores es fumador.