Por Patricia Moreno Sánchez

Monseñor Víctor Sánchez Espinosa Arzobispo de Puebla, encendió el segundo cirio de la Corona de Adviento y en su homilía pidió que este tiempo de camino a la Navidad, sea de esperanza y misericordia.
Agregó que la venida del Niño Jesús, debe ser un signo de esperanza para tantos hombres y mujeres abatidos por la soledad y el hastío. Para los jóvenes que buscan un sentido para vivir, así como para los miles de los hermanos que viven en la pobreza y que no ven una salida su situación.
“Así como Jesús, fue una buena noticia para Juan el Bautista, para Marcos, que escribió su evangelio, debe ser una esperanza para todos nosotros”.
Agregó que en estos días del advierto la iglesia nos pide que Jesús nazca en nuestros corazones, en el corazón de cada católico.
Reiteró que para los católicos estas semanas de adviento deben ser de preparación espiritual, para con ello perdonar y acércanos con nuestros seres queridos, con quienes hay un distanciamiento para llegar a la Navidad con alegría.
Monseñor pidió que ningún obstáculo, impida prepáranos a la llegada del Niño Jesús, “Debemos abrir nuestro corazón y preparar nuestro corazón como un pesebre para recibir al Niño Dios”.
Por último recordó que este mañana martes 12 de diciembre, es el día de la Santísima Virgen de Guadalupe, por lo que pidió encomendarse a su protección.