Por Jesús Lemus/Puebla

El diputado local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Leobardo Soto Martínez, culpó a los integrantes de la comisión del Transporte y a la Secretaría de Infraestructura y Movilidad de lo ocurrido con Mara Castilla, estudiante de la UPAEP y quien fue asesinada por un chofer de Cabify, al señalar que en su momento se denunció que dichas empresas de taxi ejecutivo no cumplían con los estándares de seguridad para la población.
Incluso, el también líder de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM), mencionó que en su momento los taxistas tradicionales denunciaron que las empresas privadas como UBER Y Cabify, podrían incurrir en anomalías toda vez que no son sometidos a los mismos protocolos por parte del gobierno estatal para lograr la prestación de este servicio en la capital poblana.
El diputado del PRI, recordó que desde la tribuna legislativa alertó sobre los abusos que estaba cometiendo UBER al realizar, por ejemplo, cobros en efectivo o no transparentar la lista de socios; sin embargo, ni la dependencia a cargo de Martha Vélez Xaxalpa, ni el resto de diputados locales atendieron su pronunciamiento.
Aunque si bien Uber no fue la empresa responsable de brindar el servicio a Mara Castilla sino Cabify, Soto Martínez insistió en acusar a Uber de haber sido la primera en violentar y descontrolar la manera en que estas empresas de servicio de transporte ejecutivo operan en Puebla, que actualmente -dijo- suman más de 10 plataformas.
Agregó que el Congreso del estado ya hizo su parte en legislar para permitir la operación de estas empresas en la entidad, por lo cual ahora está en la cancha del gobierno el estado y sus autoridades correspondientes reglamentar su funcionamiento para proteger a los usuarios.
“El responsable de esta situación es UBER, no se puede tape el sol con un dedo, en su momento lo alertamos y lo denunciamos, que tener a estas empresas provocarían muchas cosas, es por ello que culpabilizamos a estas áreas”.