El agua es un recurso vital para la existencia de la vida, ya que sin ella no podría sobrevivir ningún organismo. No sólo es importante como recurso vital, sino también como recurso económico, ya que se utiliza en actividades industriales y cotidianas como la agricultura y para lavarse los dientes. Debido a su importancia, a nivel mundial el agua es uno de los asuntos a resolver para el futuro y paz de la humanidad, sostuvo Óscar Ibáñez Hernández, académico de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.
“A veces no tenemos ni idea de su importancia y por ende no visualizamos su impacto para un desarrollo sustentable: el equilibrio de mantener dicho recurso, como mantenerlo limpio y disponible para la mayor cantidad de personas. Por esta razón, el agua es uno de los principales temas a nivel internacional, ya que es uno de los asuntos a resolver para el futuro y paz de la humanidad”, expuso.
En el marco de la Onceava Convención Regional para la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, organizada por la Facultad de Ingeniería Química de la BUAP, el ponente señaló que tener agua suficiente y con calidad representa también el quinto reto para la ingeniería en el siglo XXI, por lo que su gestión sustentable implica tener el suficiente líquido vital para poder vivir y efectuar otros procesos.
No obstante, existe una falta de recursos económicos y humanos, una normatividad contradictoria, déficits y brechas, conflictos por acceso y marginación, ya que 35 millones de mexicanos se encuentran en situación de poca disponibilidad de agua en términos de cantidad y calidad, nueve millones de personas carecen de servicios de agua potable y 11 millones no tienen sistemas de drenaje, detalló el académico.
Ibáñez Hernández dijo que además no existe relación entre la cantidad de población y la disponibilidad del agua, porque cada año aumenta el número de habitantes y el líquido vital se desperdicia más, lo que implica una reducción significativa. Se estima que el agua desperdiciada en las ciudades oscila entre el 30 y 50 por ciento.
Por otra parte, explicó que la sustentabilidad es un concepto aspiracional asociado con el desarrollo científico y tecnológico, para mantener algún proceso o panorama en el futuro. Lamentablemente con el desarrollo industrial, el hombre desecha productos dañinos para los animales y para él mismo; aunado a ello, se generan contaminantes atmosféricos que perjudican la calidad del oxígeno. “Si no se aprecian los recursos naturales, cómo podrán conservarse”, argumentó Ibáñez Hernández.

Abordó que cuando se plantea el tema de sustentabilidad, debe medirse la cantidad del recurso en cuestión, porque una vez al conocer este dato se tomarán acciones al respecto. Además las políticas establecidas deben responder a las necesidades de cada zona o lugar.
Al inicio de la conferencia María Auxilio Osorio Lama, directora de la Facultad de Ingeniería Química de la BUAP, destacó que realizar este tipo de actividades permite concientizar a la comunidad universitaria, para mostrar la importancia de la preservación y cuidado del medio ambiente, así como unir esfuerzos en este tema.
Diego Cervantes García del Departamento Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en representación de la delegada estatal de dicha dependencia, Daniela Migoya Mastretta, mencionó que el lema de la convención de este año es “Alza la voz, no el nivel del mar”, el cual está relacionado con el cambio climático, mismo que influye en el estilo de vida y la diversidad de los recursos naturales, por lo que es importante reflexionar y actuar al respecto, tanto como sociedad, gobierno y como instituciones educativas.