Por Patricia Moreno Sánchez

 

La vida es un derecho humano, afirmó Monseñor Víctor Sánchez Espinosa, Arzobispo de Puebla, lo anterior al reiterar que el aborto es un crimen.

“El derecho a la vida no es un tema religioso, es un tema de derechos humanos, si nos falta el derecho a la vida, no tendremos otros derechos”, afirmó Sánchez Espinosa.

De igual forma, señala que se respeta la libertad a la manifestación y de expresión, sin embargo, lamentó que durante la marcha de las integrantes de la Marea Verde, que exigen la legalización del aborto, afectarán con pintas los muros de la Catedral.

Indicó que con la orientación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se buscará limpiar las pintas que dejó la marcha a favor del aborto en la parte frontal de Catedral.

“Veremos con orientación del INAH, ver cómo podemos arreglar este daño a los muros a la Catedral, que son de piedra cantera y no es fácil de rehabilitar”.

A pregunta expresa si el Congreso debe definir sobre la legalización del aborto, para terminar con estas manifestaciones, Monseñor refirió que 41 diputados no pueden definir sobre la vida de una persona.

“Los 41 diputados de Congreso no pueden definir o decidir sobre la vida de una persona, el aborto siempre será un crimen”, aseveró.

Señaló que en caso de que en Puebla se apruebe la legalización del aborto, los diputados tendrán que vivir con el remordimiento.

Por último, el Líder de la Grey Católica, señaló que para evitar el aborto se requiere que la mujer y el hombre reciban una formación en valores y con orientación sexual.