• Las patentes que busca registrar son producto de más de seis años de trabajo

Por Diego Armando Cuautle

De las 161 solicitudes de patentes que la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) ha tramitado ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), al menos el 10 por ciento de ellas pertenecen al investigador Sergio Vergara Limón quien tiene la vocación por la enseñanza y creación de sistemas informáticos para la automatización de procesos.
En entrevista, comentó que la primera creación fue un generador de señales que pudiera detectar los niveles de agua en contenedores como los tinacos y cisterna y cuyo objetivo era que este aparato avisara cuando estaba lleno el tinaco para no derramar agua, además de medir los niveles del líquido en la cisterna.
En este sentido, detalló que actualmente la BUAP ha solicitado ante el IMPI las siguientes patentes tarjeta electrónica de control para robots de tres grados de libertad; tarjeta electrónica para la adquisición de señales bioeléctricas; laboratorio portátil vía tarjetas de interfaz con comunicación programable; tarjeta electrónica para la enseñanza de campos de compuertas lógicas; tarjeta de adquisición de datos por USB; robot móvil para investigación, y sistema de adquisición para el análisis de la marcha del mexicano.
“Este último proyecto, surgió de la petición hecha por colaboraciones con la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), este sistema permite identificar trastornos relacionados con la cadera, rodilla y columna vertebral, al analizar los parámetros de la variación de las extremidades en el ciclo de la marcha de una persona”, explicó.
Agregó que su diseño se implementó con la doctora María Aurora Diozcora Vargas Treviño “y funciona a través de cuatro sensores que miden en tiempo real los ángulos de la cadera y rodilla de una persona cuando camina, estableciendo las variantes entre los ángulos que forman las extremidades”.
Agregó que su mecanismo radica en la colocación de los detectores en la cadera y en la pierna sana para que de forma computarizada se registren parámetros de movimiento y ángulos que, a su vez, serán tomados como referencia para la construcción de otra prótesis y así el paciente que la use reduzca sus molestias.
Además, este método permitirá fabricar nuevas prótesis que, además de brindar mayor comodidad y mejor movimiento al paciente, tendrán mejor diseño y un costo más accesible para la población.
Finalmente dijo que las patentes que busca registrar son producto de más de seis años de trabajo, “aún tengo muchas ideas y proyectos que desarrollar, pues asegura que la ciencia no es un trabajo, sino una pasión”.