En el Día del Ejército, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que el Ejército será decisivo para serenar al País y, por segunda ocasión, pidió su apoyo a los soldados.

 

La primera vez se los requirió como Presidente electo en el Campo Militar Uno en la Ciudad de México. La ayuda se las solicitó en lo inmediato y después para integrar la Guardia Nacional con su experiencia y profesionalismo. Una vez más en Coahuila el mandatario dijo a los asistentes a la solemne ceremonia.

 

“Aquí en Coahuila se logró en poco tiempo, con la participación del Ejército, la pacificación del estado. Es una prueba de la capacitación del Ejército y del trabajo coordinado con otras corporaciones, como el mando coordinado en la Laguna, eso lo que queremos”, dijo

 

En ese momento del discurso, el Primer Mandatario sacó a relucir el tema de la Guardia Nacional, que se encuentra atorada en el Senado.

 

Hay que extender a todo el País esa coordinación con la creación de la Guardia Nacional. Pensamos que de esa manera vamos a garantizar la paz y la tranquilidad en el País. Es un modelo ya probado, con resultados, trabajar de manera coordinada

El tabasqueño dijo que la decisión de la Guardia Nacional está en manos del Congreso.

 

“Por eso estamos solicitando al Poder Legislativo una reforma constitucional para que en las misiones del Ejército sean también de manera transparente, no encubiertas, sin simulación, las tareas de la seguridad pública, en la misión de la defensa nacional e interior”, añadió.

 

De cualquier forma, advirtió, si no se llegase a aprobar la Guardia Nacional, la seguridad seguirá con la participación de la Policía Militar, Naval y la Policía Federal, en coordinación.

 

En su mensaje, López Obrador agradeció el apoyo del Secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, a quien calificó de incorruptible. “No me equivoqué en la selección”, presumió.

 

En tanto, recordó a la tropa que además de los apoyos para el bienestar de sus familias, analiza darles más días de franquicia para que pasen más tiempos con sus familiares, lo que le redituó aplausos.

 

Resaltó los cambios al Issfam, que permiten dar los retirados el siguiente grado inmediato al momento de dejar las Fuerzas Armadas, tanto para el cobro de haberes como para la portación de sus insignias.