• Las autoridades presumen que se trató de un ajuste de cuentas entre probables narcovendedores.
• Increíblemente la esposa y la hija del hombre resultaron ilesas pese a que iban a bordo del auto que fue rafagueado.

Odilón Larios Nava. – Sicarios a bordo de un taxi dispararon en al menos 30 ocasiones contra una camioneta en la colonia Ejidal Lomas de San Miguel. Así fue como mataron a su objetivo, un vendedor de nieves presumiblemente también dedicado a la venta de drogas. Por increíble que parezca, pese a la lluvia de plomo, la esposa de este hombre y su hija de dos años salieron ilesas, pese a que también iban a bordo de la vagoneta rafagueada.
Fuentes policiales indicaron que la principal línea de investigación sugiere que el móvil de este crimen puede ser un ajuste de cuentas entre bandas dedicadas a la venta de drogas en la ciudad. Cabe señalar que en esa colonia, y en otra que está junto, se han registrado en los últimos meses otros asesinatos vinculados a la venta de drogas.
Los números de emergencias fueron notificados de la balacera alrededor de las cinco de la tarde con treinta minutos. Los vecinos informaron que un hombre y su familia habían sido rafagueados cuando viajaban en una vagoneta color blanco, en la intercepción de las calles Tláloc y Tenochtitlán.
El hombre que fue asesinado de esta violenta forma fue identificado como Roque Silva Vidal, de 40 años, conducía una vagoneta, color blanco, con placas MLR4438 del Estado de México, se dirigía a su domicilio ubicado a una cuadra y media del lugar donde lo mataron.
Según los reportes policiales en la esquina antes señalada el ahora occiso fue interceptado por sicarios a bordo de un taxi, negro con amarillo, de la marca Nissan, Tsuru, desde esa unidad le dispararon en al menos 30 ocasiones, según el número de casquillos localizados en el lugar de intervención.
Las balas atravesaron los parabrisas y algunas otras dieron en la carrocería, uno de esos proyectiles le dio directo en la cabeza de Silva Vidal y murió casi de manera instantánea.
Los delincuentes escaparon de inmediato y aunque las policías montaron un operativo para tratar de dar con el vehículo y los sicarios, no pudieron localizarlos.
La esposa y la bebé salieron ilesas pese a la lluvia de plomo que desataron los sicarios. Cabe señalar que la policía estatal y municipal acordonaron el lugar para preservar los indicios, como los casquillos que quedaron en el sitio.
La policía ministerial realizó las diligencias del levantamiento del cuerpo y los peritos de la Fiscalía realizaron la recolección de los indicios. La principal línea de investigación sugiere a las autoridades que se trata de un ajuste de cuentas entre narcovendedores.
Según fuentes policiales Roque, a quien conocían como Chava, se dedicaba a vender nieves – otros vecinos dijeron que era carpintero y que tenía una carpintería –. Cabe destacar que en este caso quedó completamente descartado que se trate de un robo.
Cabe destacar que las autoridades ministeriales indagan si esta ejecución está relacionada con el ataque a un domicilio de la colonia La Joya ocurrido el sábado 13 de enero, en donde dos hombres motorizados mataron a dos hombres y lesionaron de bala a otros tres. En aquel caso también se indicó que se trató de un ajuste de cuentas entre personas dedicadas a la venta de drogas.