• El domingo por la madrugada se enfrentaron dos bandas dedicadas al robo de hidrocarburo.

Odilón Larios Nava. – Tres huachicoleros fueron asesinados con el tiro de gracia después de un enfrentamiento entre grupos delincuenciales dedicados al robo de combustible de los ductos de Petróleos Mexicanos. Estos violentos acontecimientos ocurrieron en la ciudad de Puebla, en Lomas de San Jerónimo y se suscitaron la madrugada del pasado domingo.
Según refirieron los vecinos de aquella colonia el domingo fueron sacados de su sueño profundo por una serie de disparos y vehículos corriendo por las calles a toda velocidad, se trataba claramente de una balacera, enfrentamiento. Los disparos eran claramente distinguibles pues eran entre las cuatro y cinco de la mañana, donde usualmente reina el silencio.
Entre los autos que pasaban a toda velocidad, algunas personas dijeron haberse percatado de camionetas tipo pick up y algunas estaquitas.
Sin embargo, fue hasta que había salido el sol, cuando los vecinos de aquella zona comenzaron a caminar por el estrecho camino ubicado atrás de La Quebradora, entre Refugio Rodríguez Norte y Monte la Cascada, cuando se percataron que había tres cadáveres de hombres tendidos en el lugar, todos estaban ensangrentados y presentaban disparos en la cabeza.
Estas personas avisaron a las autoridades, respondiendo al llamado uniformados de la Policía Estatal y Municipal, así como paramédicos, estos últimos corroboraron que los hombres que ahí yacían no tenían signos de vida. Algunos curiosos que pudieron ver los cuerpos dijeron no reconocerlos como vecinos.
Los occisos son tres hombres: uno de ellos de aproximadamente 30 años, el cual vestía un pans negro, calzón azul, zapatos tipo bota color café y sudadera con capucha de color naranja; un joven como de 20 años, el cual portaba una chamarra azul marino, cinturón negro, pantalón de mezclilla color azul, zapatos azules y calcetines negros con vivos en rojo; y un hombre de aproximadamente 45 años, que portaba zapatos grises, calcetines cafés, pantalón negro y chamarra café de piel. Todos tenían disparos en la cabeza.
Cabe destacar que a escasos 250 metros de distancia, en la barranca ubicada atrás del Rastro Municipal, siguiendo los rastros hemáticos, las autoridades hallaron una toma clandestina en los ductos de Pemex, con un leve escurrimiento de diésel. La toma tenía pegada a la válvula una manguera verde de aproximadamente 60 metros de largo. En la parte superior de la barranca se encontró una gorra y rastros hemáticos.
De acuerdo con las primeras diligencias y algunas versiones de los vecinos, se presume que los hechos ocurrieron de la siguiente manera: “Un grupo de huachicoleros, al cual probablemente pertenecían los ahora occisos, estaban extrayendo combustible de la toma clandestina mencionada, cuando llegó el grupo rival y abrió fuego. Algunos de los que estaban ahí pudieron escapar y se habría dado una persecución. Pero estos tres fueron capturados, y al menos uno de ellos habría recibido impactos de armas de fuego. Sus captores los habrían hecho subir parte del cerro hasta llegar atrás de La Quebradora en donde los habrían ejecutado con balazos en la cabeza”.
Todo eso se desprende de los indicios encontrados, como el camino de gotas, y manchas, de sangre que hay desde el lugar donde se encontró la toma clandestina hasta el sitio en donde quedaron inertes estos hombres. Las autoridades también embalaron diversos casquillos, trascendió que de calibre 9 milímetros.
Cabe señalar que vecinos de la zona afirmaron que las camionetas que huyeron del lugar transportaban en las bateas a diversos hombres, todos armados, y según indicaron portaban armas largas.
Los tres occisos se encuentran en calidad de desconocidos, también se desconocen las identidades del grupo delictivo que los ultimó. Los levantamientos de los cuerpos corrieron a cargo del personal de la Agencia Estatal de Investigación y peritos de la Fiscalía.