• A plena luz de día y a tan solo unos metros de la presidencia se concretó la ejecución.
  • La policía brilló por su ausencia y los sicarios escaparon tranquilamente.

Odilón Larios Nava. – Las autoridades municipales en Acatzingo hace mucho quedaron rebasadas por la delincuencia, la común y la organizada – esta última del tipo huachicolera, secuestradores, ladrones y narcovendedores –. Lo anterior quedó de manifiesto este lunes por la mañana, cuando sicarios mataron a un presunto narcovendedor en pleno Centro de esa comunidad, a tan solo unos metros de la presidencia municipal.

Los primeros reportes de pobladores de Acatzingo, refirieron que el occiso respondía al nombre de

Iván J. C., de aproximadamente 35 años. Recién había salido de su casa, cuando sujetos a bordo de una camioneta lo interceptaron en diversas ocasiones y le dispararon.

Según versiones policiales, el cuerpo presenta al menos seis impactos de bala. Iván, murió al instante. Según vecinos de Acatzingo el occiso es hermano de un empleado del ayuntamiento. El finado de acuerdo con estas fuentes no trabajaba.

Aunque los hechos se suscitaron a unos metros de la presidencia municipal, los policías no pudieron intervenir para atrapar a los sicarios. Los uniformados únicamente llegaron a acordonar el lugar para que posteriormente la Fiscalía General del Estado de la comandancia de Tepeaca realizara las diligencias del levantamiento del cuerpo.