• Una versión extraoficial señaló que iba a buscar una operación estética de nariz; tres personas más fueron ultimadas con él.
• El grupo de sicarios mató a otras cuatro personas más en Amozoc; en total fueron ocho los muertos que dejó este brutal ataque.

Odilón Larios Nava.- Un grupo armado atacó una clínica en la colonia Lomas 5 de Mayo en la ciudad de Puebla, entre las cuatro personas ejecutadas con el tiro de gracia encuentra Jesús Martín Mirón López, alías El Kalimba, líder huachicolero que operaban en la región de Palmar de Bravo y Tecamachalco, relacionado con la célula criminal de Roberto de Los Santos de Jesús, alías El Bukanas.
Además de El Kalimba, en la clínica privada fueron abatidos una mujer y dos hombres más. Al escapar los matones privaron de la vida a tres personas más en Amozoc, en total cobraron siete vidas y se presume que puede haber un octavo muerto que buscan las autoridades.
El comando armado estaba conformado por al menos cinco gatilleros que llevaban el rostro cubierto con pasamontañas. Los hombres armados llegaron a la clínica EPMAC ubicada en la calle Porfirio Díaz número 133, donde ingresaron y mataron a quemarropa a tres hombres y una mujer. Entre los hombres, se informó después, se encontraba uno de los delincuentes más buscado por las autoridades poblanas, Jesús Martín Mirón López, alías El Kalimba, un líder huachicolero de la región de Tecamachalco y Palmar de Bravo, perteneciente a la célula delictiva de Roberto de Los Santos de Jesús, alías El Bukanas.
El Kalimba y las otras tres personas que fueron ejecutadas junto con él recibieron el tiro de gracia. Los sicarios escaparon en la camioneta en la que previamente habían llegado.
El móvil de estos acontecimientos fue un ajuste de cuentas entre células del crimen organizado dedicados al robo de combustible en la entidad poblana.

ROBARON AUTOS Y SEMBRARON MUERTE

Los sicarios presuntamente dedicados a una célula de la delincuencia organizada, en esas acciones, por lo menos mataron a seis hombres y una mujer; estos hechos ocurrieron entre Amozoc y la colonia Lomas 5 de Mayo en la ciudad de Puebla. Los asesinos lograron escapar pese a la intensa movilización policial que se dio por parte de todas las corporaciones, tanto municipales, estatales, federales y castrenses.
En la clínica EPMAC ubicada en la calle Porfirio Díaz número 133 de la colonia Lomas de 5 de Mayo, los sicarios mataron a tres hombres y una mujer, entre los varones se encuentra José Agustín G. G., hermano del dueño de dicha clínica.
Después se supo que uno de los muertos también era El Kalimba y que éste al parecer había acudido para realizarse una cirugía estética de nariz.
Otras tres personas fueron privadas de la vida en Amozoc, uno de ellos en inmediaciones del Parque Industrial Chachapa, uno más en la colonia San Jacinto y el otro en el Centro de Salud y Servicios Ampliados (CESSA) de Amozoc. Los delincuentes no pudieron ser capturados.

EL ATAQUE PASO A PASO

El comando armado comenzó sus acciones en Tepalcayuca, en el municipio de Amozoc, en donde según reportes policiales, los delincuentes robaron un Jetta rojo, sin placas en Tepalcayuca, en Amozoc. Después cerca de las 16:11 horas, los mismos sujetos armados cometieron un robo en el autolavado “Patas” ubicado en la carretera federal a Tehuacán a la altura de Amozoc.
Los delincuentes llegaron a bordo de un Jetta rojo y robaron una camioneta Ford Lobo, F-150, color rojo, con placas de circulación XB88263. Durante ese robo dispararon e hirieron en la mano izquierda a un empleado, la bala le arrancó el pulgar, el herido fue de nombre Miguel Ángel de 27 años de edad, fue llevado al CESSA de Amozoc para su atención médica.
Con la Ford Lobo robada, los matones partieron hacia Puebla, se presentaron a la clínica privada e ingresaron. Mataron a cuatro personas, entre ellas El Kalimba, todas presentaban varios impactos de bala y el tiro de gracia. Una enfermera del lugar salvó la vida de milagro, todo hace indicar que los delincuentes se la perdonaron.
Dos niños uno de 8 y otro de 5 años de edad, también salvaron la vida, pues se dice que se escondieron al escuchar los disparos y salieron cuando estuvieron seguros que los maleantes se habían escapado. Los matones huyeron en la camioneta Ford que habían robado apenas una hora antes.
Lo anterior dio pauta a una intensa persecución policial, los delincuentes que portaban armas de grueso calibre atacaron a policías federales y también a policías de Amozoc, causándoles daños en sus patrullas.
Al verse perseguidos los delincuentes decidieron abandonar la camioneta Ford Lobo en el Carril de Chachapa a la Pista. Después para poder escapar alrededor de las 17:12 en el Carril de San Lorenzo roban un Ford, Figo, modelo 2016, color gris, con placas de circulación UAN2050, donde privaron de la vida al propietario de ese carro.
Una vez en ese nuevo vehículo, los sicarios escaparon pero en la calle Esmeralda, en la colonia SSan Jacinto, tuvieron un percance con seis personas y los sicarios no dudaron en dispararles. Uno de ellos de nombre Manuel Jiménez de aproximadamente 30 años de edad, murió en el lugar. Otro fue llevado al CESSA de Amozoc en donde finalmente murió. Hasta aquí, estos fatales acontecimientos cobraron 7 vidas humanas.
Sin embargo las autoridades investigadores, al cierre de esta edición no descartaban hallar una octava persona sin vida, debido a que había versiones que indicaban que el grupo delictivo se había llevado privado de la libertad a otro hombre a quien habrían sacado del CESSA de Amozoc.
Las investigaciones fueron iniciadas en Puebla por la Agencia Especializada en Investigación de Homicidios. Al confirmarse que uno de los muertos es El Kalimba, Jesús Martínez Mirón, se supo que el móvil de este crimen es un ajuste de cuentas entre células criminales vinculadas al robo de combustible.