Un encapuchado les disparó a sangre fría.

Un sicario encapuchado irrumpió en una fonda de Quecholac a la hora del almuerzo, se dirigió hasta una de las mesas y vació el cargador de su arma contra dos de los comensales. Por el modo en que ocurrió la agresión las autoridades presumen un ajuste de cuentas.
Los hechos ocurrieron poco antes del mediodía del pasado viernes en un pequeño negocio de comida, en donde poco antes dos masculinos ingresaron para pedir un desayuno.
Minutos más tarde, el sujeto encapuchado ingreso y fue directamente hacia los dos varones y sin mediar palabra les disparó. Inmediatamente después salió y escapó del lugar, sin que los testigos se percataran del rumo que tomo. Los ahí presentes llamaron a los números de emergencia para solicitar la presencia de paramédicos. Acudió personal de SUMA, policías estatales y ministeriales hasta el negocio ubicado en la 5 norte entre 4 y 6 poniente.
Una vez que los paramédicos de SUMA revisaron a los dos hombres, confirmaron que habían fallecido. Los dos cadáveres fueron identificados como Rogelio Mendoza Trujillo y Cleofas Rubín Herrera, 40 y 42 años de edad, respectivamente.
El lugar fue acordonado por autoridades policiales y del levantamiento de cadáver se encargó el ministerio público de Tecamachalco quien inició las investigaciones de rigor. No se descarta que se trate de un ajuste de cuentas entre bandas delincuenciales de aquella región.