• Todos presentaban huellas de tortura y tenían el tiro de gracia en la cabeza.

Odilón Larios Nava. – Formando un montón de cadáveres, así es como fueron encontrados cinco jóvenes ejecutados en inmediaciones de La Quebradora de Santa Cruz Cuyachapa, en el municipio de Atzitzintla, en la región de Ciudad Serdán y Esperanza, una de las zonas en donde más se ve afectado el estado de Puebla por la presencia del crimen organizado.
Una de las primeras líneas de investigación sugiere que puede tratarse de un ajuste de cuentas entre criminales dedicados al robo de hidrocarburo, aunque no fueron descartadas otras hipótesis por las fuentes policiales consultadas.
Los reportes preliminares sugieren que los hombres fueron ejecutados por la madrugada, pero sus cadáveres fueron descubiertos hasta la mañana de este domingo, alrededor de las 10:30 horas, cuando algunos de los pobladores al pasar por el camino de terracería que conduce a La Quebradora, se percataron de los muertos y reportaron los hechos al 911.
Policías del citado municipio y uniformados del estado acudieron y luego de buscar por algunos minutos descubrieron el montón de cuerpos y procedieron a acordonar el área para preservar los indicios que pudiera haber.
Los cinco occisos son varones jóvenes, de entre 20 a 25 años. Tres de ellos vestían botas tipo minero color café y los otros dos tenis, unos tenis negros de la marca Nike y el otro vestía tenis azules de bota pero a éste se los dejaron al lado del cuerpo.
Cuatro de ellos portaban pantalones de mezclilla y el quinto un pantalón con camuflaje tipo militar. Todos portaban suéteres o sudaderas, tres de estas prendas de color negro y las otras dos azul y roja.
Los cinco jóvenes presentaban huellas de tortura y todos tenían disparos en la cabeza. El montón que los sicarios formaron con los cuerpos se encontró al pie del cerro conocido como La Quebradora.
Hasta ese lugar acudió el personal de la Agencia Estatal de Investigación con sede en Esperanza para realizar las diligencias del levantamiento de los cuerpos e iniciar las investigaciones del caso. Las autoridades presumen ajuste de cuentas entre bandas delictivas probablemente vinculadas al robo de hidrocarburo, aunque no se descartaron algunas otras hipótesis de investigación.