Por Jesús Lemus/Puebla

El diputado local del PAN, Francisco Rodríguez Álvarez, reconoció que los siete cadáveres abandonados en Acateno, confirma que los límites entre Puebla y Veracruz son focos rojos, situación que obliga a las autoridades blindar la zona y disminuir la problemática.
En su calidad de presidente de la Comisión de Seguridad del Congreso del Estado, dijo que estos hechos alertan de forma innecesaria a la población que vive en la región, quienes viven con medio ante la incertidumbre de que pueda pasarles algo.
Convocó a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) a trabajar de manera coordinada con los municipios de Puebla, pero sobre todo mantener una comunicación constante con el vecino estado de Veracruz para abatir los índices de inseguridad.
“Por supuesto que son focos rojos, porque son hechos a los que estemos acostumbrados y no creo que nos vayamos acostumbrar, ese es el primer reto para las áreas de seguridad”, puntualizó.
También dijo que la seguridad no es una responsabilidad de una dependencia, sino de todos los sectores de la sociedad; por lo tanto, confió que pronto habrá resultados que aclaren los hechos ocurridos en Acateno.