• Familiares del funcionario asesinado la semana pasada acusan que el alcalde y su asesor andan prófugos de la justicia.

Odilón Larios Nava.- El edil de San Lorenzo Chiautzingo, José Ramiro López Medina y su asesor Hilario Ballesteros, no han acudido a cumplir con la orden de presentación que tienen ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ). Ello refuerza el decir de la familia del ex secretario general y exdirector de policía de ese municipio, Martín Gutiérrez Mejía, que fue asesinado la semana pasada, quienes han señalado que los dos funcionarios municipales ya se dieron a la fuga.
Como se recordará los familiares del hoy occiso desde un inicio señalaron como probable autor intelectual del asesinato al presidente municipal.
La versión de los familiares, de que se encuentran prófugos de la justicia, se corresponde con el hecho de que López Medina e Hilario Ballesteros no se han presentado a cumplir con la orden de presentación que les giró la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ).
El alcalde tampoco se ha presentado a pedir alguna explicación del por qué la PGJ aseguró uno de sus domicilios el pasado sábado. El inmueble presenta sellos de clausura desde ese día. Cabe señalar que esa casa en construcción es parte de los reclamos de los pobladores, quienes acusan al alcalde de enriquecimiento ilícito: “no es posible que no haga obra pública, pero eso sí su casa avanza muy rápido”, son algunas de las voces recogidas entre los pobladores.
Es por ello que los familiares de Martín Gutiérrez, señalan al alcalde y a su asesor como presuntos responsables del homicidio, pues aseguran que el exsecretario general del ayuntamiento descubrió presuntas corruptela del alcalde y por eso lo habrían destituido como secretario general y después a manera de castigo lo nombraron director de seguridad pública.
Los familiares del finado aseguraron que por eso fue levantado el pasado martes 6 de octubre y asesinado. El cadáver lo encontraron hasta el 8 de octubre en el paraje El Alcanfor. Cabe señalar que el resultado del cronotanatodiagnóstico indicó que el funcionario municipal llevaba aproximadamente 36 horas de haber sido privado de la vida, lo que hace presuponer que lo asesinaron poco después de darle el levantón.
Ahora se sabe únicamente presentó un impacto de bala en la cabeza, y que las otras lesiones que tenía eran algunos golpes y marcas propias de arrastre, ya que se presume el cuerpo fue arrastrado un trecho considerable, hasta que lo abandonaron en el paraje en donde fue hallado el día jueves por la tarde.
Cabe señalar que el día en que se descubrió el cadáver, personal de la Procuraduría, ante los señalamientos directos en contra del alcalde, llevó a cabo una revisión en una de las propiedades del munícipe. El día sábado se llevó a cabo un cateo formal y se aseguró dicho inmueble, aunque diversos trascendidos indicaron que no se hallaron como tal indicios que señalen que el hoy occiso haya estado en ese lugar.