Dulce Gómez

El presidente municipal de Puebla, Luis Banck Serrato subrayó que tanto UBER como los taxis tradicionales (negro con amarillo) deben tener una regulación más estricta, incluso los conductores deben someterse periódicamente a la aplicación de exámenes psicométricos y toxicológicos.

Ayer en entrevista posterior al acompañar al gobernador del estado, José Antonio Gali Fayad, al Día Mundial del lavado de Manos y Arranque de la Vacunación contra Influenza Estacional, expresó que también es necesario revisar los antecedentes penales de los que se emplean en esta plataforma que llegó a Puebla el 2 de septiembre de 2015.

Aunado a ello, resaltó la importancia de que exista una revisión en cuanto a las habilidades en el manejo, además de estar atentos en cualquier acto administrativo en el que haya caído el conductor.

Al preguntarle si UBER debe de dejar de operar en Puebla, el alcalde capitalino insistió que en todos los casos se tiene que llevar a cabo una verificación mucho más estricta del personal contratado, ya sea UBER, CABIFY o los taxis tradicionales.

“Mi opinión es que en todos los casos se tiene que hacer una verificación mucho más estricta del personal que contratan, sean taxistas de una empresa u otra, o taxistas regulares de las centrales que ya conocemos”, enfatizó.

Lo anterior, luego de que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM), Manuel Alonso García, informó que en los últimos tres meses se han perpetrado alrededor de 10 delitos cuyos conductores de UBER han estado relacionados.

Entre ellos, el presunto asesino de Mariana Fuentes Soto, estudiante la BUAP, atracada en la colonia Reforma Agua Azul.