• Los adolescentes, son la población más vulnerable al enfrentar alteraciones de la percepción y problemas de conducta alimenticia

La Ebriorexia, es afectación psicológica en la que una persona sustituye las calorías de alimentos que consume por alcohol, que se suma a los múltiples trastornos alimenticios que afectan a más del 70 por ciento de la población, reconoció Daniel Ordaz Moreno, psiquiatra y colaborador adjunto del Hospital Universitario de Puebla.
El especialista señaló que la moda, la mercadotecnia, así como una visión distorsionada de la estética y la belleza, han dado origen a nuevos trastornos alimenticios como la diabulimia, ortorexia, ebriorexia o vigorexia, que se suman a los ya conocidos como: anorexia, bulimia y obesidad.
En entrevista, explicó que esta nueva modalidad, identificada como ebriorexia busca sustituir las calorías que contiene un pedazo de carne o cualquier otro alimento, por las calorías que contienen las bebidas alcohólicas.
“Aún cuando han proliferado diversos trastornos alimenticios, de los cuales el más común y delicado, es la obesidad porque quien la padece no siempre tiene la conciencia de que se trata de una enfermedad, que además afecta hasta a siete de cada diez personas”, indicó.
Destacó que los adolescentes, son la población más vulnerable al enfrentar alteraciones de la percepción y problemas de conducta alimenticia, que tienen de fondo una base emocional que puede relacionarse con trastornos de ansiedad o depresivos, y deben ser valorados por un psicólogo o psiquiatra.
En el caso de la ortorexia, explicó, se relaciona con trastornos obsesivo compulsivos, “Es una obsesión por comer solamente lo sano y renunciar a todo aquello que tenga conservantes, colorantes y aditivos, y con ello se privan de nutrientes esenciales para conservar la salud”.
Agregó que la Vigorexia, está relacionada a la práctica de ejercicio extremo, junto con el consumo excesivo de hidratos de carbono, proteínas, esteroides y otros estimulantes que suele causar problemas hepáticos, renales, cardiacos y metabólicos.
La diabulimia, explicó, afecta a quienes sufren diabetes, quienes tienen obsesión por adelgazar y eso les lleva a evitar las inyecciones de insulina que necesitan administrarse para el buen funcionamiento de su organismo con el propósito de reducir su peso corporal.
“Lo más importante en estos trastornos, es que quienes los padecen tomen conciencia que la clave está en comer bien, dormir bien, reír, practicar ejercicio y disfrutar de la vida, sin caer en excesos, y no esperar que una pastilla o una imagen solucione su vida”, finalizó.