• Defendió a una mujer que fue golpeada por uno de los asaltantes; el maleante le metió un disparo en el rostro.

Odilón Larios Nava.- La noche del sábado, a menos de una semana, otro hombre fue asesinado durante un asalto a transporte público. Suman dos víctimas mortales de las bandas dedicadas a atracar microbuses. El hoy occiso trató de defender a una mujer que fue golpeada por los delincuentes y el maleante no dudó en dispararle en el rostro.
El pasado sábado por la noche, alrededor de las 21:15 horas, la unidad 11 de la ruta 65, circulaba de Casas Geo con dirección a Puebla. A la altura de la puerta tres de Volkswagen, cuatro delincuentes se hicieron pasar por pasajeros y abordaron la unidad.
Inmediatamente sometieron al chofer y su chalan y a gritos dijeron a los pasajeros que se trataba de un asalto. Tres de ellos portaban armas blancas, navajas y cuchillo, y uno llevaba una pistola, pequeñita “parecía de juguete” dijo una de las pasajeras entrevistada por este diario.
Mientras quitaban las bolsas a las mujeres, una de ellas gritó al delincuente que por lo menos le dejara las llaves, pero el que llevaba la pistola golpeó a la mujer propinándole una cachetada que la colocó de nuevo en su asiento.
Esto indignó a un joven de 25 años de edad, quien se levantó y lanzó un puñetazo al delincuente, este otro no dudó en jalar del gatillo de su pequeña pero mortal arma de fuego.
En todo momento el conductor de la unidad siguió avanzando por órdenes de los maleantes, a la altura de la autopista y el río Atoyac, ordenaron al chofer que se detuviera y los ladrones descendieron.
No se precisó si escaparon a pie por la zona oscura, o si subieron a un auto blanco que iba delante de la unidad asaltada.
Una vez que bajaron los ladrones, el conductor avanzó hasta las instalaciones de la Policía Federal en donde pidió apoyo. De acuerdo con los pasajeros, los paramédicos tardaron mucho en llegar, de tal forma que a su arribo el hombre que recibió el balazo ya estaba muerto.
El occiso viajaba con su madre, quien lo identificó plenamente como Iván Mila Cajica, de 25 años de edad, quien ocupaba el tercer asiento de la fila del lado del copiloto. Poco después hasta el sitio arribó la esposa del finado.
Correspondió al personal de la Agencia Estatal de Investigación el realizar las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciar las investigaciones de rigor.
Cabe señalar que el viernes 7 de octubre, por la noche, fue asesinado otro pasajero de transporte público, también durante un asalto. En aquella ocasión fue a bordo de la unidad 25 de la ruta 19, en la colonia 10 de Mayo.