• El rostro y el cráneo le fueron desfigurados al ser golpeados con un garrote.
• Se siguen dos líneas de investigación: probable riña o una especie de fratricidio.

Odilón Larios Nava.- Dieron un giro de 180 grados las investigaciones en torno a la muerte de un drogadicto. Fue hallado sin vida en el interior de su domicilio de en santa Ana Xalmimilulco. En un principio se creyó que se trató de una muerte natural, relacionada con su adicción. Pero posteriormente se supo que fue asesinado a garrotazos, el rostro y el cráneo le quedaron fracturados.
La muerte de este hombre fue conocida el pasado martes, cuando fue encontrado en avanzado estado de descomposición en su domicilio particular, donde vivía solo, únicamente acompañado por un par de perros. El hoy finado, de nombre Alejandro Vargas Juárez, de 37 años de edad, era recolector de basura.
Fueron los vecinos del hoy occiso los que se percataron del intenso hedor que emanaba del cuarto, por lo que avisaron a los familiares de Alejandro, quienes llegaron al domicilio ubicado en la colonia La Lagunilla, de santa Ana Xalmimilulco, en donde se encontraron con la triste escena.
Vargas Juárez, estaba en avanzado estado de descomposición, incluso el cuerpo presentaba larvas. Autoridades policiales y personal de la Policía Ministerial llegaron hasta el lugar estas últimas realizaron el levantamiento del cadáver.
Los familiares de Alejandro, señalaron que era adicto a las drogas químicas y solventes, por ello en un principio creyeron que eso pudo haberle quitado la vida, y que el daño que presentaba el cuerpo en el rostro se debía a la acción de los perros.
Sin embargo se descartó que la muerte de este hombre esté directamente relacionada con la adicción a las drogas. Por el contrario, se corroboró que fue asesinado a golpes, los cuales fueron propinados con un objeto contuso, probablemente un palo. En el domicilio, durante las diligencias del levantamiento del cadáver, las autoridades ministeriales embalaron un garrote, se analiza si se trata del arma homicida.
Las autoridades ministeriales iniciaron la carpeta de investigación 3503/2016 de la Zona Centro. Hay dos líneas de investigación que siguen las autoridades ministeriales, la primera de ellas es una posible riña entre drogadictos, o incluso no se descartó algún asunto familiar.