• En el pozo donde se encontró el cadáver del delegado de Huejotzingo se han encontrado 7 cadáveres y se presume hay al menos cinco muertos más.
  • A unos metros hay otro pozo, donde fuentes policiales estiman que podría haber al menos 21 cadáveres más.
  • Los trabajos para extraer los cadáveres continuarán en los siguientes días, incluso se utilizará maquinaría para acelerar los trabajos y tener más efectividad.

    Odilón Larios Nava. – En Santa María Tianguistengo, perteneciente al municipio de Huejotzingo, las autoridades podrían haber descubierto la mayor fosa clandestina de que se tenga noticia en el estado de Puebla. Se trata de dos profundos pozos ubicados a tan solo unos metros de distancia, uno de ellos en el que el pasado domingo por la madrugada fue encontrado el cadáver del delegado de gobierno de Huejotzingo Luis Fernando Tinoco Cervantes, en donde hasta este martes se han encontrado siete cadáveres y donde se estima que aún hay cinco cuerpos más. En el segundo pozo, autoridades policiales estiman puede haber 21 cadáveres.

    Las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE), por medio de la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto impacto (FISDAI), siguen trabajando en el sitio. Este martes laboraron con apoyo de grupos de rescate y lograron extraer restos de un cuerpo más, con el cual suman siete cadáveres extraídos del pozo de más de 50 metros de profundidad. Fuentes policiales informaron que se presume que por lo menos quedan por extraer cinco cuerpos más.

    Las mismas fuentes indicaron que a unos metros se encontró un segundo pozo, en el cual estiman puede haber un aproximado a 21 cadáveres. Ante esta situación se espera que este miércoles continúen los trabajos de extracción de los cadáveres, pero ya con la utilización de maquinaria para acelerar el tiempo de rescate.

    De confirmarse estas versiones policiales, se trataría – por mucho – de la fosa clandestina más grande hallada en el estado de Puebla. Sobre este tema, la Fiscalía General del Estado (FGE) se ha reservado la información, por lo que no existe un reporte oficial que aclare las dudas sobre este tétrico descubrimiento.

    Se presume que algunos de los cadáveres encontrados en el primer pozo corresponden a víctimas de secuestro que se han registrado en los últimos meses en la región de San Pedro Cholula, Coronango, Juan C. Bonilla y Huejotzingo, y algunos otros productos de vendettas entre grupos de la delincuencia organizada.

    Cabe señalar que este pozo que funcionaba como fosa clandestina quedó al descubierto el pasado fin de semana, cuando la FISDAI capturó a 13 miembros de la banda de Los Chilangos, los cuales habían privado de la libertad a Tinoco Cervantes. Los trabajos de investigación y detenciones por parte de la FISDAI no han cesado y según fuentes policiales actualmente ya suman 17 los detenidos, entre ellos dos de los líderes, uno de ellos apodado el Chilango y otro apodado el Pirulí.

    El delegado fue levantado el viernes pasado alrededor de las 13:30 horas al salir dela Universidad Tecnológica de Huejotzingo. Ahora se sabe que inmediatamente fue asesinado. Posteriormente fue llevado hasta el pozo ubicado en Santa María Tianguistengo.

    Después de la captura del grupo delictivo, confesaron la ubicación del pozo donde lanzaron el cadáver, donde hallaron al delegado sin vida, amarrado de pies y manos, amordazado y cubierto de los ojos.

    Las autoridades se llevaron una tremenda sorpresa al darse cuenta que habían descubierto un tiradero de cadáveres – fosa clandestina – de esa peligrosa célula criminal. Sin embargo, un par de días después localizaron el segundo pozo a tan solo unos metros del lugar, en el cual estiman podría haber hasta 21 cadáveres.

    Se espera que en las próximas horas la Fiscalía General del Estado (FGE) emita información oficial a cerca de este hallazgo y particularidades de la banda delictiva que capturaron. Fuentes policiales indicaron que las acciones de investigación continúan pues hay otros cabecillas de esa peligrosa banda que aún están prófugos de la justicia.