Irma Sadiz

 

Regidores electos de Juntos Haremos Historia, solicitan al gobernador y a los diputados actuales desistan de la enajenación del inmueble de Reforma 710, y que por ser un edificio histórico se lo done al ayuntamiento de Puebla a fin de explorar mecanismos que beneficien la hacienda pública municipal.

 

Tras sostener un plantón afuera del edificio donde albergó la Casa del Niño y oficinas de dependencias estatales y de asistencia social, los 16 regidores y regidoras electas que asistieran el gobierno municipal el próximo 15 de octubreleyeron un manifiesto dirigido al mandatario estatal.

 

A través de un pliego petitorio, el cual está firmado por la edil electa Claudia Rivera Vivanco, el síndico, así como los 16 regidores que conformarán el grupo de mayoría en el próximo Cabildo, se dio cuenta también que el Ejecutivo presente los documentos que avalen el valor catastral y comercial del inmueble.

 

A nombre de los regidores, Iván Herrera Villagómez y Arturo Covián Carrizales, pidieron que el ayuntamiento en funciones, manifieste una posición técnica política al respecto, así como el Instituto Nacional de Antropología e Historia presente su opinión técnica y legal, tanto en su representación local como a nivel federal.

 

Del mismo modo, solicitan que los Consejos Ciudadanos del municipio se pronuncien públicamente al respecto y que el Congreso del estado sea sensible y no actúe de manera irresponsable poniendo a la venta el patrimonio de los poblanos, pues desde 1982 la ciudad de Puebla es considerada patrimonio de la humanidad por la Unesco.

 

Finalmente, acusaron que en los últimos años, la política pública ha favorecido la privatización del espacio público y el alejamiento e indiferencia de todos los habitantes del municipio en su zona monumental.