+ Se celebró el Día Internacional de la Lengua Materna, instaurado por la UNESCO

Si se preguntara aleatoriamente a cualquier residente mexicano cuál es la lengua oficial del país, probablemente respondería que el español. No obstante, lo correcto desde un punto de vista jurídico es que México no cuenta con una lengua oficial, sino con 69 lenguas nacionales que gozan de la misma validez e igualdad.
Dicho estatus fue instaurado desde hace 15 años por la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas (LGDLPI), de la cual también se derivó la creación del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), que ha identificado hasta ahora 68 agrupaciones lingüísticas -o lenguas- que son originarias del territorio nacional.
Karina Fascinetto Zago, docente del Colegio de Lingüística y Literatura Hispánica de la BUAP, indica que el INALI ha reconocido a México como un país multilingüe, dada la coexistencia de 11 familias lingüísticas: Álgica, Yuto-nahua, Cochimí-yumana, Seri, Oto-mangue, Maya, Totonaco-tepehua, Tarasca, Mixe-zoque, Chontal de Oaxaca, y Huave. De acuerdo con datos de la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI, 7 millones 382 mil 785 mexicanos hablan una de las 68 lenguas indígenas.
Este año, la celebración del Día Internacional de la Lengua Materna por parte de la UNESCO está centrada en el tema “Preservar la diversidad lingüística y promover el plurilingüismo para apoyar los ODS (Objetivos de Desarrollo Sustentable)”. En este sentido, la organización mundial fomenta el acceso a la educación en la lengua materna, la cual es el primer sistema lingüístico que un ser humano adquiere y que lo dota de una visión particular del mundo.
Plurilingüismo: un potencial de gran alcance
El cúmulo de lenguas que coexisten en el país no tienen únicamente una riqueza lingüística, sino que las comunidades indígenas son portadoras además de un potencial cultural que a menudo no es apreciado, indica Elizabeth Martínez Buenabad, profesora investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”. La académica, quien realizó una estancia posdoctoral en el Colegio de Michoacán, se ha dedicado a temas como la educación intercultural y la sociolingüística y antropología educativas.