Por Jesús Lemus/Puebla

Tlaola, Pue.- Los asentamientos irregulares son comunes en la Sierra Norte de Puebla y; prueba de ello, es la señora Virginia Pérez, quien vio afectada su casa de madera que construyó hace seis meses y que en menos de cinco minutos se derrumbó después de las lluvias del pasado fin de semana.
Relató que su casa está cerca del río de la comunidad de Xaltepuxtla del municipio de Tlaola, donde además de perder su hogar, también vio como fallecían tres de sus vecinos quienes fueron arrastrados por los deslaves hasta llegar a esta cuenca de la región.
Esta mamá soltera con 2 hijos y los cuales no superan los cuatro años de edad, señaló que fue su suegro quien pagó el permiso al ayuntamiento de Tlaola para poder construir su casa de madera cerca del río de la comunidad de Xalteputla.
Por su parte, el señor Nicolás Viveros, resaltó su fe católica y afirmó que “Gracias a Dios”, su familia no falleció el pasado fin de semana tras las fuertes lluvias que perjudicaron al municipio de Tlaola.
Puntualizó que gracias a unos conocidos, fue como salvó la vida de su esposa e hijos, de lo contrario también hubieran muerto, porque mientras pasaban los hechos, se encontraba de regreso de su trabajo en el campo.
Afirmó que no le preocupa donde pasar la noche, siempre y cuando tenga a su lado a toda su familia, quien fue “salvada por Dios”.