Al hacer un llamado a la unidad, el secretario general, Misael Mejía Pérez, puntualizó que pese a que en el SITBUAP existen diversas corrientes políticas e ideológicas, el respeto y el reconocimiento de esa pluralidad interna, es parte de nuevas realidades políticas, sociales y culturales, que exigen la puesta en marcha de una cultura de la tolerancia.
Durante su primer informe de labores de la gestión 2013-2016, el líder del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (SITBUAP), señaló que las Diferencias ideológicas o de otra índole, no deben significar un obstáculo para alcanzar objetivos comunes como individuos, como sindicato y como sociedad.
Durante el evento celebrado en el Salón de Seminarios del Complejo Cultural Universitario, con el inicio del 23 Congreso General Extraordinario de Revisión Contractual 2014, acto al que asistieron el como invitados de honor el secretario general de la BUAP, René Valdiviezo Sandoval; así como los secretario generales de gestiones anteriores: Francisco Corona Conde; Raúl Arroyo García y Santos Pedro Méndez Aguilar.
Ante los trabajadores no académicos que participan en el 23 Congreso del SITBUAP, Misael Mejía Pérez insistió que ésta organización, desde su nacimiento es fuerte y abierta al diálogo, por lo que como integrantes de esta organización: “rechazamos cualquier acto que violente la estabilidad y fomente el divisionismo”.
El secretario general lanzó un llamado a la unidad, con el fin de impulsar proyectos que den rumbo a una de las organizaciones que en 20 años ha mostrado una lucha clara y un compromiso a favor de los derechos laborales de los trabajadores administrativos de la máxima casa de estudios del estado.
Al mostrar los avances logrado en este primer año al frente del SITBUAP, Mejía Pérez, hizo un bosquejo de la crisis sindical actual y el contexto de la situación económica que se vive en el país.
Recordó que la crisis económica de 1982, a través de la política de corte neoliberal por parte del Estado, obligó a todos los sindicatos del país a tener un cambio de actitud ante la nueva situación política, económica y social de México, lo que llevó a generar una nueva actitud para establecer una reestructuración sindical.
Explicó que en el fondo de la crisis mexicana están las transformaciones del Estado a dos niveles de la realidad que van el de: pasar del Estado social autoritario al Estado neoliberal; y, la reestructuración productiva y económica del país.
Dijo que el sindicalismo de nuevo tipo debe involucrarse sin reticencias ni dudas en las discusiones sobre la calidad total, y la eficiencia; pero sin aceptar medidas de desempleo y recorte de personal, manteniendo una estrecha comunicación entre dirigencia y base de sindicalizados.
El secretario general del SITBUAP, en su informe de labores, señaló que las universidades se encuentran en la etapa del nuevo discurso modernizador y en las nuevas formas de organización que perfilan un sistema educativo altamente diferenciado.
“La globalización, la tecnología, la nueva estructura del mercado y la modernización pregona la exaltación del desarrollo de las competencias del ser humano, el establecimiento de dispositivos de diferenciación que incluye, con base en los principios de la calidad total, la eficiencia y el productivismo, todo ello marca la ruta de la llamada excelencia académica”.
Precisó que el desarrollo de la universidad no sólo es responsabilidad de las autoridades, ni es tarea aislada de una de las partes, sino que se trata de un proyecto donde la universidad requiere del apoyo del sindicalismo, ya que el SITBUAP es un soporte importante en el actual proceso de modernización de las relaciones laborales.
Aseguró que los sindicatos son organizaciones sociales que se han forjado al calor de importantes luchas sociales en la historia del país. “Debemos entenderse que los sindicatos en general representan el instrumento que otorga seguridad laboral a sus integrantes a través de la vigencia del Contrato Colectivo de Trabajo”.
Insistió que en periodos de crisis, el sindicalismo tiene el reto de proteger a sus trabajadores; y esto se logra en primera instancia con el mantenimiento de la bilateralidad en las relaciones laborales y la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo y, en un segundo momento evitando injusticias.
Estamos convencidos de que se aproximan nuevos tiempos para el sindicalismo en México que le imprimirán otro perfil y otro rumbo, para el cual debemos estar preparados y en este contexto, el SITBUAP, ha de ser crítico y propositivo.
Finalmente el secretario general de la BUAP, René Valdiviezo Sandoval, reconoció el papel que juega el sindicalismo universitario en el avance académico y laboral de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
Valdiviezo Sandoval dijo que hay temas como las jubilaciones que deben atenderse, y que como un problema nacional que cada vez crece, en la BUAP se cuenta con una bolsa superior a los mil millones de pesos para atender esta problemática.
Agregó que en la institución hay el compromiso del rector Alfonso Esparza Ortiz por diseñar estrategias que permitan mejorar las condiciones laborales de los trabajadores no académicos de la institución, generando incentivos que garanticen estabilidad y certidumbre laboral.