Proponen académicos que ciudadanos deben ser escuchados con el fin de recuperar la confianza de instituciones políticas y autoridades
Por Diego Armando Cuautle
En el marco de la Estrategia Nacional de Cultura Cívica (ENCCÍVICA) 2017-2023, que organiza el Instituto Nacional Electoral (INE) y las autoridades electorales en las 32 entidades federativas organizaron los “Diálogos para una Cultura Cívica” que tuvo como sede el Complejo Cultural Universitario (CCU) donde cada uno de los analistas coincidieron en que la sociedad tiene una plena desconfianza de los partidos políticos y gobernantes por lo que deben ser escuchados y
En un ambiente de respeto y tolerancia a las diferentes opiniones, las y los participantes en esta mesa intercambiaron sus puntos de vista respecto a la calidad de la democracia, como ciudadanas, ciudadanos y autoridades públicas, debe hacerse conjuntamente para fortalecerla.
En su oportunidad, René Valdiviezo Sandoval, secretario general de la BUAP dijo que hay una falta de reconocimiento a los partidos políticos, un enorme desconfianza a los representantes populares, poco respeto a la ley bajo la premisa de que existe una extensa corrupción y marcada impunidad además de la impartición de justicia como la principales deficiencias de las autoridades.
“Existe una ausencia de la ciudadanía en los procesos de gobernanza y en el ejercicio mismo de la autoridad, hay una carencia de instrumentos para combatir la corrupción, eliminar la impunidad y exigir cuentas a las autoridades hace que aumente la desconfianza hacia los institutos políticos”, explicó.
Por dichas tazones, propuso la necesidad de modificar los mecanismos de designación de los consejeros y magistrados, con el fin de que no sean elegidos por los partidos políticos quienes los designen, dando la oportunidad de intervenir en el proceso a organismos sociales, de universidades.
“También debemos asegurarnos del acatamiento de la ley por parte de los partidos en sus procedimientos internos, además de modificar el sistema de listas regionales para los legisladores plurinominales de manera que sean designados por la lista de mayoría relativa, pasando a ser elegidos los mejores perdedores, como sucede en Nuevo León”, subrayó.
Por su parte, Graciela Paul Robredo, académica de la Universidad Anáhuac, explicó que debe darse el cambio para recuperar la confianza en las instituciones, terminando con la falta de democracia que hay en los partidos políticos, que debieran ser ejemplo en la designación de sus candidatos.
“la corrupción no es un asunto únicamente cultural, también es una relación social y un asunto estructural sistémico, hay una relación compleja entre los actores que incitan estas acciones y un sistema diseñado para permitirla. Indicó que hay complicidad de conductas y redes que organizan este tipo de actos.
Por ello combatir la corrupción no se limita a sólo un discurso ético moral, está relacionado con cambiar el diseño institucional que la favorece, “en México resulta más caro no ser corrupto que serlo, lo cual incentiva más este tipo de acciones”.
Cabe señalar que el objetivo de los “Diálogos para una Cultura Cívica” a realizarse en el resto del país contemplan mesas iniciales a las que les seguirán reuniones donde se reflexionará sobre los diversos problemas que son de interés de la ciudadanía, los partidos políticos y las autoridades públicas.