• Policías de Yehualtepec detuvieron a este hombre acusado de homicidio en grado de tentativa.

Odilón Larios Nava.- Un hombre fue detenido por policías municipales de Yehualtepec luego de que intentara asesinar a su exsuegro, a quien le propinó dos balazos. El hombre herido logró enfrentar a su agresor y pudo retener a su agresor el tiempo necesario para que salieran sus familiares y lo auxiliaran. Le propinaron una golpiza, tuvieron que llegar los uniformados para rescatarlo y ponerlo a disposición de la autoridad ministerial por el delito de homicidio en grado de tentativa.
Los hechos narrados ocurrieron el pasado lunes alrededor de las 17:30 horas, en la colonia El Zorrillal, en la junta auxiliar Rancho Chico, perteneciente al municipio de Yehualtepec.
De acuerdo con los reportes policiales, el pasado lunes cerca de las cinco y media de la tarde, recibieron un reporte de riña y balazos en la colonia El Zorrillal. Al acercarse algunos agraviados señalaron al responsable que había echado a correr, los policías lo persiguieron pie-tierra y lograron detenerlo.
Los afectados, miembros de una familia, mencionaron que el agresor, de nombre Germán Raúl G., llegó buscando a su excuñado de nombre Miguel, es decir al hermano de la que fuera su esposa. Hizo varias detonaciones al aire. En ese momento iba llegando a la casa su exsuegro, también de nombre Miguel, el agresor no lo dejó ni descender de su vehículo.
Le disparó e hirió en el hombro y en el abdomen, ambos balazos del lado derecho. El exsuegro, aún herido, sacó fortaleza y pudo enfrentar al que en otro momento fuera esposo de su hija. Esto le hizo ganar algunos segundos, suficientes para que salieran algunos de sus familiares y golpearan a pedradas a Germán Raúl, quien seguía amenazándolos con la pistola.
El hombre empistolado, fue severamente golpeado, pero aun así intentó escapar, los municipales de Yehualtepec se lo impidieron. El exsuegro, fue llevado a un hospital por las lesiones que presentaba.
El agresor quedó detenido, por las lesiones que presentaba fue llevado a que fuera evaluado por un médico. Además de las heridas contusas que presentaba, tenía un impacto de bala entre las costillas y la cadera, la bala entró y salió pero la herida no era profunda, por lo que no ameritó hospitalización.
Se le aseguraron una pistola, hechiza, calibre 22 milímetros y 16 cartuchos útiles. Fue remitido ante el Ministerio Público de Tehuacán para que se le finquen responsabilidades por el delito de homicidio en grado de tentativa.