Marco Fierro

 

En su comparecencia, la Gerente del Centro Histórico, María Graciela León Matamoros defendió el proyecto para peatonizar las calles del primer cuadro de la ciudad, al señalar que necesitan terminar con la vibración, contaminación y ruido que ocasionan los vehículos.

Manifestó que para cuidar el patrimonio histórico es necesario defender los espacios, principalmente el zócalo y el primer polígono de la ciudad, pero con el consenso de todos los sectores  y con estrategias previamente analizadas.

Recordó que por medio de los estudios que se hizo con el programa “Ándale” se identificó las afectaciones que provocan las vibraciones de los automóviles y que incluso podría accionar un derrumbe, ya que insistió en que varios edificios de la ciudad están tocados.

“Hay estudios desde que se inició el programa Ándale sobre cómo afectan las vibraciones en la primera zona del centro, además cuando fue el sismo en el 2017, por eso se movieron los autos  porque cualquier vibración podría accionar un derrumbe como tal, ya la ciudad está tocada por varios de los edificios evidentemente”, dijo.

Destacó que es necesario cuidar la riqueza cultural, no solo por cuestión de movilidad, sino también por un tema de protección al patrimonio, por ello, consideró que el programa de peatonalización es una opción para frenar el daño que sufre el primer cuadro de la ciudad.

Durante su presentación, León Matamoros, admitió que su antecesora, Lilia Antonia Martínez y Torres, sí incurrió en un subejercicio por lo que varios proyectos están detenidos, sin embargo, se comprometió a darle salida a cada uno de ellos, aclarando que tienen prácticamente todo su gasto acabado.

Finalmente, la Gerente del Centro Histórico, anunció la puesta en marcha de un nuevo proyecto de rehabilitación del Paseo Bravo, toda vez que presenta daños pese a ser intervenido con una inversión millonaria durante la administración anterior.