• En los últimos cinco años el salario mínimo ha tenido una recuperación de 20 por ciento en términos reales; esto es 45 por ciento en términos nominales, lo cual no había ocurrido hace más de 30 años, subrayó.

Al destacar que “a lo largo de cinco años, en el Gobierno de la República hemos trabajado para generar las condiciones que permitan a los empresarios crear los empleos que requieren las familias mexicanas”, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó hoy que “el fortalecimiento del empleo inició en noviembre de 2012 con la Reforma Laboral, que sentó las bases de un mercado de trabajo más dinámico, flexible e incluyente”.

Recordó que ésta “fue la primera de seis reformas en materia económica encaminadas a incrementar la productividad y la competitividad, elementos necesarios para la generación de empleos de calidad y bien remunerados”.

Asimismo, el Presidente Peña Nieto dio la bienvenida al anuncio que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos hizo esta mañana, de incrementar el salario mínimo de 80.04 pesos, a 88.36 pesos.

“No se trata de un ajuste menor, sobre todo considerando que al inicio de esta Administración, hace prácticamente cinco años, el salario mínimo era de apenas 60 pesos. Con este aumento, en los últimos cinco años el salario mínimo ha tenido una recuperación de 20 por ciento en términos reales, esto es 45 por ciento en términos nominales, lo cual no había ocurrido hace más de 30 años”, destacó.

Resaltó que este incremento “contrasta drásticamente, para ponerlo en relieve y contexto, con la pérdida del poder adquisitivo justamente inverso, de 21 por ciento en términos reales, que se registró en los 18 años de las tres administraciones pasadas”.

“El salario mínimo debe ser una retribución justa, y después de décadas de rezago ya estamos avanzando en esa dirección con responsabilidad, y sobre todo, asegurando un ritmo constante y permanente que permita mantener estabilidad económica, estabilidad de nuestra macroeconomía, una baja tasa en la inflación, y al mismo tiempo un mejor salario para los trabajadores”, aseveró.

El Primer Mandatario dijo que “estos avances confirman que sí es posible conciliar la estabilidad económica con el crecimiento de los empleos y la mejora sostenida de los salarios. Se trata de un cambio estructural que bien conducido en los siguientes años, permitirá seguir creando más empleos formales para las familias mexicanas”.