El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la inauguración de la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, y el Decimoprimer Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

 

“Deseo de todo corazón que este encuentro se convierta en justicia y en igualdad para nuestros pueblos”, expresó.

 

En el Salón de la Tesorería del Palacio Nacional, el mandatario resaltó que el gobierno de la Cuarta Transformación lleva a cabo una nueva política en México, enfocada a eliminar la corrupción y la impunidad para destinar como nunca recursos y presupuesto al bienestar del pueblo.

 

Destacó que 8 millones de adultos mayores ya reciben una pensión de 2 mil 550 pesos bimestrales, al igual que menores con discapacidad; en este sector la meta es llegar a un millón de beneficiarios durante 2019.

 

El derecho al estudio y al trabajo están garantizados con becas a estudiantes de educación básica, media superior y superior a partir de una inversión de 60 mil millones de pesos, mientras que el programa ‘Jóvenes Construyendo el Futuro’ ha abierto espacios laborales en comercios, empresas y talleres a 900 mil aprendices.

 

El presidente sostuvo que su gobierno impulsa las actividades productivas y especialmente el campo “la fábrica más importante del país”, el cual, dijo, se abandonó y en consecuencia creció el fenómeno migratorio.

 

Explicó que actualmente ‘Sembrando Vida’ cultiva 500 mil hectáreas en el sur del país, principalmente, y da trabajo permanente a 200 mil campesinos. En 2020 se duplicarán dichas cantidades.

 

El jefe del Ejecutivo sostuvo que el periodo post neoliberal o post neoporfirista, pone fin a la etapa en la que la acumulación de capital se produjo al amparo del poder público y los bienes de la nación se trasladaron a particulares.

 

Indicó que a diferencia de otros tiempos, la agenda ya no se dicta desde el extranjero y ejerce un gobierno sin lujos ni derroches.

 

“Nosotros aplicamos la austeridad juarista. Que no le cueste tanto el gobierno al pueblo, que se reduzca el costo a la sociedad. Que podamos liberar fondos para el desarrollo a la sociedad sin aumentar impuestos ni crear nuevos; sin endeudar al país y sin incrementar los precios de los combustibles. Ese es el modelo. Todo lo que se genera es para nuestro pueblo. Ese es el nuevo paradigma”, enfatizó.

 

El presidente reiteró que está a favor de que se supriman los exámenes de admisión a las universidades.

 

“La educación es un derecho del pueblo. Que se abran los espacios. El Estado está obligado a garantizar el acceso a la educación pública. Que todos tengan la oportunidad de estudiar y que si hay rezagos, exista un periodo de mejora, de regularización”, apuntó.

 

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena Ibarra, respaldó la aplicación de los ‘Programas Integrales de Bienestar’.

 

“Convierten a los beneficiarios en sujetos de derecho (…) sí apoyamos los programas sociales del gobierno de López Obrador”.

 

De manera particular celebró la implementación de ‘Jóvenes Construyendo el Futuro’ y ‘Sembrando Vida’, el cual recordó que también se aplica en Honduras y El Salvador como parte de la estrategia para contener la migración.