+ Exigen liquidación conforme a la ley, tras conocer de su despido

Odilón Larios Nava.- Policías auxiliares señalaron que serán dados de baja de la corporación, pues sus mandos les prohibieron seguir desempeñando sus funciones. A cambio les ofrecen 35 mil pesos de liquidación, lo cual consideraron insuficiente pues algunos de ellos han trabajado para la Policía Auxiliar más de cuarenta años. Lo único que exigen es una liquidación justa, con forme a derecho.
Se trata de uniformados auxiliares que no reciben un salario directamente de la Policía Auxiliar, sino que prestan servicio de vigilancia en diversas colonias de la zona metropolitana. A cambio la Policía Auxiliar les da un talonario para cobrar cooperaciones económicas de los vecinos que reciben el servicio de vigilancia, dichos tiquets o boletos, cuentan con logotipos de la Policía Auxiliar y el gobierno del estado.
Todos ellos cuentan con una hoja de alta en la corporación, con credenciales que en su momento les otorgó la Policía Auxiliar, e incluso en cierta época contaron con permiso de portación de arma de fuego le les otorgaba la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.
Por ello exigen que se les liquide conforme a derecho en base a los años de servicio que han prestado, pues aseguran los quieren mandar a la calle entregándoles sólo una pequeña parte de lo que consideran les corresponde.
Los policías auxiliares que se encuentran en tales circunstancias son al menos 46, los que acusaron ante medios de comunicación que sus directivos les notificaron que dejarán de laborar para la corporación.
Otra opción que les dieron sus superiores es que se comisionen a la corporación, pero ellos temen que si aceptan esta opción en días subsecuentes los terminen corriendo sin ninguna liquidación. Por ello la voz unánime fue que se les liquidara pero con forme a derecho.
Acusaron que su superior el Director General Enrique Alberto Sanmiguel Sánchez, les indicó que sólo les ofrecía 35 mil pesos de liquidación porque ellos “no son policías”. Este dicho ellos lo refutan porque están adscritos a la corporación, la cual les proporcionó identificaciones, en su momento portación de arma de fuego y son ocupados para cumplir con funciones de seguridad pública.
Ante esto mostraron credenciales y documentos que los acreditan como policías auxiliares. Incluso señalaron que la corporación no les paga, pero les da talonarios con los cuales ellos cobran cooperaciones a los habitantes de las colonias donde brindan vigilancia. Del dinero que reúnen están obligados a entregar el 15 por ciento a la Policía Auxiliar, la cual no les da vehículos, ni uniformes ni ningún otro tipo de equipamiento.
Por ello del 85 por ciento de las cooperaciones que los propios policías manejan, deben coger para combustible, reparación de sus propios vehículos que utilizan en las vigilancias, uniformes, entre otras cosas.
Resumieron: “Lo único que exigimos es que nos liquiden con forme a derecho, nada más”.
Cabe señalar que exactamente el mismo problema con los mismos actores, se suscitó al principio de la administración de Rafael Moreno Valle Rosas, en aquella ocasión los mandos de la Policía Auxiliar terminaron permitiendo que estos elementos siguieran laborando como lo han venido haciendo desde hace ya varias décadas.