• Participó en una riña en la zona del Oasis en Valsequillo; el homicida escapó pero está plenamente identificado.

Odilón Larios Nava.- Un ingeniero industrial fue asesinado a manos de un profesor en la colonia El Oasis, en la zona de la presa de Valsequillo. El hoy occiso recibió una descarga de una pistola calibre 9 milímetros, al menos ocho balas impactaron en el pecho y abdomen.
El hoy finado, estaba en Puebla razones de trabajo, este martes regresaría a su lugar de origen, Villa Hermosa, Tabasco, pero en la fiesta de despedida y de Día de Muertos, se hizo de palabras con un profesor y éste no dudó en vaciarle el cargador de una 9 milímetros automática.
Seis de los plomazos hicieron blanco en su pecho y abdomen, mientras que los otros dos se impactaron en cada uno de sus brazos. El hombre quedó tendido, con los estertores propios de la vida abandonando un cuerpo.
A la llegada de los técnicos en urgencias médicas de Cruz Roja y SUMA, el masculino fue minuciosamente revisado, pero los plomazos le dañaron órganos vitales y le hicieron perder mucha sangre, lo cual acabó con su vida en cuestión de minutos.
Según sus compañeros de trabajo y testigos de los hechos, el hoy occiso se llamó Juan Ángel Falcón Mayo y contaba con 25 años de edad. Era ingeniero industrial, y de acuerdo con el uniforme que portaba, laboraba para la empresa Makrodim S.A de C.V., en el lugar otros de sus compañeros portaban el mismo uniforme.
Trascendió que la mayoría de los trabajadores de esa empresa son de otras entidades del país y llegaron a Puebla para laborar en la construcción. Al parecer su trabajo ya había concluido y éste martes todos regresarían a sus respectivos lugares de origen.
Por ello estaban festejando, “cheleando” dijeron sus compañeros a las autoridades. Juan Ángel acababa de regresar con los tacos, su jefe lo había mandado a comprarlos.
Al llegar discutió con el cuñado del ingeniero encargado de la obra, un profesor de nombre Jorge L. Q., quien en la riña sacó a relucir una pistola calibre 9 milímetros y disparó contra su oponente. Inmediatamente después el presunto homicida huyó del lugar, pero fue plenamente identificado por los testigos.
El cuerpo del hombre de 25 años quedó tendido boca arriba, eran visibles los orificios que las balas dejaron en el cadáver. Personal de la Policía Estatal Preventiva acordonó la zona en donde yacía el cadáver para resguardar los indicios.
Personal de la Agencia del
Ministerio Público Especializada en Investigación de Homicidios arribó para realizar las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciar las investigaciones de rigor para dar con el responsable del asesinato.