Por Jesús Lemus/Puebla

El Tribunal Electoral del Estado (TEE) desechó dos denuncias que se presentaron en contra de los candidatos del PRI y PAN al gobierno del estado de Puebla, Blanca Alcalá Ruiz y Antonio Gali Fayad por supuestos actos anticipados de campaña.
El primer expediente que desecharon los magistrados se enfocó al caso de Dinorah López de Gali, quien fue acusada por el PRI por resaltar el apellido de su esposo en la publicidad colocada por la ciudad durante su informe de labores al frente del DIF Municipal, con la finalidad de posicionar su imagen y obtuviera la candidatura a la gubernatura de Puebla a través del PAN.
La otra queja desechada por el organismo electoral, se enfocó en contra del PRI y de la delegación federal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), por supuestamente posicionar en eventos públicos la imagen de Blanca Alcalá Ruiz como candidata del partido al gobierno del estado.
En ambos casos, los magistrados consideraron que no habían las pruebas suficientes para establecer sanciones en contra de los involucrados, ya que se presentaron notas informativas como evidencias de los actos anticipados de campaña.
Pese a que los dos recursos de revisión se desecharon, el magistrado del TEE, Jorge Sánchez Morales, consideró importante que haya una mayor agilidad en la revisión de las denuncias presentadas en el proceso electoral que está en marcha.
Desde su punto de vista, opinó que las quejas que presentan los partidos políticos y ciudadanos deben turnarse al Tribunal Electoral del Estado (TEE) a través del Organismo Público Local Electoral (OPLE), en un plazo de 72 horas.