• El túnel estaba apuntalado y tenía una manguera conectada al poliducto, la cual aparentemente llega hasta un domicilio en donde sustraían el hidrocarburo.

 

Odilón Larios Nava. – Un “huachi-túnel” fue localizado por personal de Petróleos Mexicanos (Pemex) y el Ejército Mexicano, en San Pablo Xochimehuacan, en la ciudad de Puebla. La ordeña del poliducto se localiza a unos metros de la presidencia municipal de esa junta auxiliar, en donde además hay tres cámaras de vigilancia, y por si fuera poco en el sitio hace tiempo ya había sido localizada otra toma clandestina, pero en aquella ocasión en el “oleoducto”.

Por medio de los sistemas técnicos de detección de tomas clandestinas con las que cuenta Pemex, los técnicos lograron ubicar esa toma, y a su vez descubrir el túnel, en la calle Gasoducto, esquina con privada Gasoducto.

Los indicios que encontraron los técnicos de Pemex indican que probablemente el túnel se realizó partiendo de un domicilio que tiene fachada de carpintería. Desde ahí los huachicoleros habrían rascado hasta llegar al poliducto, donde colocaron una manguera la cual, aparentemente, llega hasta el interior de la casa.

Para que el túnel no colapsara, pese al peso del tránsito de la calle, sus constructores lo dejaro apuntalado con polines.

Esa toma clandestina fue detectada por medio de los sistemas técnicos de detección con que cuenta la paraestatal. Se trata de un “procesamiento técnico para detección de espesores cero en ducto”, confió una fuente consultada.

Cabe señalar que el lugar dónde fue hallada la toma clandestina está ubicado apenas a unos metros de la presidencia de San Pablo Xochimehuacan. Por si esto fuera poco, justo frente al domicilio donde presuntamente se sustraía el combustible se encuentran instaladas tres cámaras de vigilancia.

Pero aún peor, en ese lugar, ya se había localizado y sellado una toma clandestina tiempo atrás, en aquella ocasión la toma se encontró en el “oleoducto”. Es decir que el sitio tiene antecedentes de robo de hidrocarburo y pese a estar a unos metros de la presidencia auxiliar, los ladrones de combustible volvieron a instalar una nueva toma, ahora en el poliducto, de donde presumiblemente sustraían hidrocarburo en diferentes horas del día.

Pemex al hacer este hallazgo, procedió a notificar el mismo a personal de la Procuraduría General de la República (PGR), para que el Ministerio Público Federal realice las investigaciones y lleve a cabo el cateo necesario.