El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que los tiempos políticos del país llevan a la legítima confrontación de ideas y proyectos, pero, advirtió, desconocer los avances alcanzados significaría faltar a la verdad, desinformar a la ciudadanía y degradar la política.

Consideró que hoy como ayer las propuestas a la nación deben asumir el mismo espíritu que los Constituyentes de 1917, “es decir, construyendo a partir de lo mucho que han logrado los mexicanos.

“Nadie debe perder de vista que las políticas y las acciones realizadas a lo largo de las últimas décadas han impulsado el desarrollo, la prosperidad y el bienestar de México. Desconocer estos avances significaría faltar a la verdad, desinformar a la ciudadanía y degradar la política”, dijo.

En el histórico Teatro de la República, aseguró que la solidez de las instituciones nacionales y su capacidad para mantenerse vigentes son la más alta prueba de vitalidad de la Constitución de 1917.

Aseveró que al conmemorarse la promulgación de la Constitución se honra el triunfo de la República sobre la tiranía, de la ley sobre la injusticia y del bienestar general sobre el privilegio individual.

El presidente Peña Nieto dijo que en diferentes momentos de su historia los mexicanos han decidido actualizar, expandir y reformar la Constitución. Ello, siempre en los términos que dicta la propia Carta Magna, como resultado del debate y del intercambio de ideas, del acuerdo entre institutos políticos y entre representantes populares.

Recordó que hace poco más de cinco años se suscribió el Pacto por México, con el cual, subrayó, sus actores demostraron que los mexicanos saben anteponer la unidad y el interés de la nación a las ventajas particulares o partidistas.