Dulce Gómez

Cientos de tuberías de descargas que paran en el Río Atoyac fueron ocultas bajo la vegetación por la misma gente propietaria de viviendas o empresas, reveló el coordinador de Geociencias del Centro de Vinculación de la BUAP, Ignacio Muñoz, al reunirse con los integrantes la Comisión de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente en el Cabildo.

Al respecto, detalló que en el margen de este río se localizaron 217 descargas. En tanto, en la Barranca del Conde se hallaron 107.

Explicó que de dicho número 123 corresponde a la capital poblana, además que la mayoría está cubierta por maleza, a fin de evitar que la autoridad se percate de su presencia.

En tanto, el especialista dejó en claro que ahora será la autoridad junto con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la encargada de investigar si dichas descargas son legales o no.

“Encontramos que existe una cantidad muy amplia de descargas, alrededor de 123 en el margen que corresponde al municipio de Puebla, muchas de estas descargas están cobijadas por vegetación. Encontramos que algunas empresas esconden sus tuberías mediante la vegetación”, reiteró.

Por parte, la presidenta de la Comisión de Desarrollo Económico y Medio Ambiente, Myriam Arabián Couttolenc, subrayó que estos resultados serán dados a conocer al Comité Vive Atoyac, empero aún no hay una fecha específica.

“Ya sabemos dónde están ubicadas específicamente. Y esto aunado a los reglamentos y al programa que estamos trabajando nos permitirán dejar una base sólida para continuar con el rescate del río”, agregó.