+ Estudiantes crean metodología didáctica para impulsar las habilidades de lectura, escritura, escucha y traducción directa

.- Tras observar la importancia de desarrollar estrategias y herramientas para el aprendizaje de idiomas en la escuela primaria bilingüe “Niños héroes de Chapultepec”, en San Buenaventura Nealtican, Puebla, donde los alumnos reciben educación en español y clases de náhuatl e inglés, José Alfredo Jiménez Hernández y Enrique Castro Tlatelpa, estudiantes de la Facultad de Lenguas de la BUAP, crearon Kopitl, una plataforma interactiva para la enseñanza de los tres idiomas antes citados.
Para tender un puente entre los materiales digitales y físicos, propusieron el uso de tabletas electrónicas y teléfonos inteligentes, para que por medio de realidad aumentada, videos y sonidos, los niños de 6 a 11 años tengan un aprendizaje significativo, a la par de acercarlos a las posibilidades de la tecnología.
De esta manera, los estudiantes desarrollaron una metodología didáctica enfocada a impulsar las habilidades de lectura, escritura, escucha y traducción directa. Se trata de 10 páginas con vocabulario relevante, de uso diario y significativo para los infantes. Este material, que en una primera etapa abordó el eje temático de nombres de animales, fue esbozado por Alfredo Jiménez Hernández, quien además estudió Diseño Gráfico en la Institución. De ahí su capacidad de innovación con el uso de tecnología y gráficos para fines didácticos.
Los alumnos explicaron que para la utilización de dichos soportes físicos, se coloca el dispositivo electrónico -tableta o teléfono- sobre la imagen impresa y con ayuda de un lector -que funciona como lo hace uno de QR- se relaciona ésta con el contenido asignado, para observar en la pantalla video o imagen en tercera dimensión, así como escuchar un audio, según sea el caso. Es decir, en lugar de códigos, el lector identifica imágenes y las enlaza al contenido multimedia.
Para la investigación del idioma náhuatl, el cual tiene más de 30 variantes, Alfredo Jiménez y Enrique Castro trabajaron con diccionarios de esta lengua en Puebla y recopilaciones de vocabulario para generar vocablos estándar. En la realización de este proyecto fueron asesorados por la doctora Rebeca Tapia Carlín, profesora investigadora de la Facultad de Lenguas; además recibieron apoyo de los profesores y directivos de la escuela primaria de Nealtican.

El siguiente paso del proyecto es diversificar el material y la enseñanza de más idiomas en Kopitl. Para ello, buscarán la colaboración de diseñadores gráficos y programadores, entre otros especialistas que enriquezcan esta plataforma.
Como su nombre lo dice, con Kopitl -en náhuatl significa luciérnaga-, los estudiantes quieren ser una luz en la enseñanza de idiomas, por lo que a largo plazo pretenden elaborar un libro de actividades, el cual esté disponible en cada aula y con ello contribuir a reforzar este aprendizaje.
Por la trascendencia de su trabajo, ganaron el primer lugar en la categoría Emprendimiento Social del Tercer Concurso Estudiantil Prototipos de Innovación Tecnológica 2016, organizado por la Dirección de Innovación y Transferencia de Conocimiento (DITCo).

Cuentos animados
El uso de tecnología para el aprendizaje es una realidad que se lleva a cabo con buenos resultados, dependiendo de la aplicación o enfoque. No obstante, en los últimos años existe una preocupación acerca de cómo pueden emplearse mejor en el ámbito educativo.
Fue así que al realizar sus prácticas profesionales en la escuela primaria bilingüe “Niños Héroes de Chapultepec”, José Alfredo Jiménez Hernández y Enrique Castro Tlatelpa crearon la plataforma denominada Kamanali, vocablo náhuatl que significa cuento, para la narración de historias o leyendas interactivas en español, náhuatl e inglés.
Los cuentos en línea, precisaron, son un medio que ya se utiliza para fines educativos en la enseñanza de vocabulario, animación a la lectura y desarrollo de habilidades de comprensión lectora.
Los cuentos son elaborados a partir de las historias producidas por los niños de esta escuela, quienes participaron en la traducción y adaptación de los mismos. Kamanali es el antecesor de Kopitl y dispone, por el momento, de dos cuentos animados y narrados.

EXITOSA COLABORACIÓN ENTRE BUAP Y LA AUTÓNOMA DEL ESTADO DE HIDALGO EN INVESTIGACIONES SOBRE LA INDUSTRIA TEXTIL

Sus resultados sobre adsorbentes para la remoción de colorantes textiles fueron publicados por Eselvier, la editorial científica más importante del mundo
Científicos de la BUAP y de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) unieron esfuerzos para producir con éxito materiales adsorbentes que eliminen colorantes en efluentes textiles, a partir de residuos vegetales como la cáscara de tuna y el tallo de brócoli. Los resultados de sus investigaciones fueron bien recibidos por la comunidad académica internacional, al ser publicados por el Journal of Environmental Managment, de Eselvier, la editorial más importante en literatura científica a nivel global.

En dichas publicaciones se reporta la capacidad de los carbones activados obtenidos de la cáscara de tuna, el tallo de brócoli, la fibra de agave y la semilla de zapote, para eliminar colorantes en las aguas residuales procedentes de las plantas textiles, la quinta industria más contaminante de los cuerpos de agua. Se constata, además, las ventajas de estos cuatro residuos vegetales sobre otros materiales tradicionalmente utilizados para dicho fin.

Entre sus ventajas, Alejandra Alicia Peláez Cid, académica de la Facultad de Ingeniería de la BUAP e integrante del proyecto, citó la contribución al cuidado del medio ambiente y el bajo costo, pues al ser residuos vegetales, prácticamente no tienen valor en el mercado y su empleo disminuye el costo ecológico que generan los desechos sólidos.

“Pero no sólo eso, su eficiencia de remoción de colorantes es del cien por ciento en muchos casos, debido a la porosidad de los carbones resultantes que igualan los rendimientos de los carbones comerciales, incluso superándolos en 5 por ciento, como es el caso del obtenido a partir del tallo de brócoli”, agregó.

La producción de carbones activados se complementa con su caracterización. “Se busca conocer cuáles son las características físicas y químicas de cada carbón y encontrar las condiciones óptimas de adsorción, como temperatura, tiempo de contacto, etcétera, y en función de ello aplicarlos en la eliminación de determinados tipos de colorantes y lograr así mejores resultados”, señaló Peláez Cid.

Los artículos que hablan sobre estos importantes desarrollos científicos son “Eliminación de colorantes textiles utilizando carbones activados preparados a partir de residuos vegetales y su caracterización” y “Eliminación de colorantes textiles e iones metálicos utilizando polielectrolitos y macroelectrolitos que contienen grupos de ácido sulfónico”.

Ambos, publicados por Eselvier, dan cuenta de los trabajos que los investigadores de dichas universidades iniciaron en 2012, con la firma de un convenio de colaboración, a fin de aprovechar sus fortalezas particulares, de los cuales surgieron dos proyectos que cuentan con solicitud de registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Colaboran en estos proyectos Alejandra Alicia Peláez Cid, Martín Salazar Villanueva y Alejandro Bautista Hernández, por parte de la BUAP; y Ana María Herrera González y Martín Caldera Villalobos, de la UAEH.