Por Diego Armando Cuautle

El Centro de Innovación y Competitividad Empresarial (CICE) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) genera su propio modelo de emprendimiento y creación de empresas, el cual se basa en un esquema de negocios que plantea las bases de un plan de desarrollo y brinda capacitación en mercadotecnia y conceptos financieros y legales.
Lo anterior lo explicó Mónica Doger Ramírez, directora del CICE quien detalló que el nuevo modelo se está aplicando en una primera generación de 30 emprendedores que ya concluyeron su capacitación para sentar las bases de una idea de negocios.
“El modelo tiene un taller con una capacitación de 48 horas, la capacitación es muy fuerte en el modelo de negocios, está basada en el Modelo Canvas, se establecen las bases de un plan de negocios, se enfoca en mercadotecnia, en lo que estén pensando en el mercado y en lo que piden en el mercado, no sólo en lo que se nos ocurra”, señaló.
Indicó que además se ofrece capacitación financiera para que el proyecto sea sustentable y se pueda desarrollar en la vida real… las ideas de negocio desarrolladas, podrán pasar a una segunda fase para la conformación de una empresa.
La directora del CICE de la BUAP destacó que la creación de una empresa varía en tiempos, ya que existen diferentes factores que intervienen.
“Hay diferentes tiempos, hay ideas que pueden desarrollarse desde este momento y hay otros proyectos que por la complejidad del mismo, pueden desarrollarse en un año. En la BUAP incubamos una empresa entre 6 y 8 meses, pero esto no significa que sea un tiempo estándar. Todo depende del tiempo que el emprendedor le dedique a su proyecto”, dijo.
Cabe señalar que el CICE de la BUAP está ubicado en el Complejo Cultural Universitario (CCU), está certificado como incubadora de “Alto Impacto” por la Secretaría de Economía del estado, con lo que se coloca entre las 20 que en el país cuentan con la denominación oficial.
En la máxima casa de estudios del estado trabaja en el desarrollo de proyectos presentados por estudiantes con el objetivo de que se transformen en esquemas de “alto impacto en el rubro tecnológico, son proyectos los que estamos apoyando y tienen que ver con la agroindustria, nuevos materiales, energías alternativas”,