José Luis Moctezuma

Una casona del año 1700 fue prácticamente demolida con el permiso de la autoridad tanto municipal como federal, pues según del propietario de la vivienda, cuenta con todos los permisos.
El inmueble se encuentra en la 10 Oriente casi esquina con bulevar 5 de mayo, y será usado para albergar otro estacionamiento más en el Centro Histórico destruyendo así parte de la Puebla antigua.
En febrero inició la demolición pero en marzo la gerencia del Centro Histórico clausuró la obra; sin embargo, momentos después continuaron con los trabajos para acabar con la estructura de un inmueble que, de acuerdo a los vecinos, era simplemente característico pues en ese siglo también se inauguró el Puente del río Atoyac y el nuevo palacio del Ayuntamiento de Puebla.
De acuerdo a Hiram Rosales Vargas, propietario de otra casona aledaña a aquella vivienda, los trabajos de demolición se ejecutan sin los protocolos adecuados, ya que en lugar de hacerlo a mano, ingresa maquinaria pesada dentro del lugar.
La derriban, continuó, haciéndole hoyos a las paredes para tirarlas con unos ganchos ayudados de maquinaria que, al momento de jalar, estas caen casi por completo.
Lo anterior, dijo, está ocasionando problemas a su propiedad porque la vibración se siente cuando ejecutan los trabajos y teme que afecten las estructuras de su casa.
Al final, lamentó que estas propiedades sean destruidas porque forman parte de la historia de la ciudad y, por ende, del patrimonio histórico que distingue a Puebla por encima de otros estados.
“Comenzó una demolición sin permisos, sin ningún tipo de comentario a los vecinos para saber qué obras iban a realizar. La demolición no tiene un sistema adecuado; al ser una demolición que tiene que ser hecha a mano y con cuidado, la hacen con maquinaria, sin preocuparse por cualquier tipo de vibración .
Al parecer lo que quieren hacer es un estacionamiento, me parece algo lamentable la casa estaba prácticamente completa pudiendo haber tantos proyectos que pudieran hacer conservando el patrimonio”.