• El cadáver fue hallado en los límites con Tenancingo, Tlaxcala; no se descarta ajuste entre huachicoleros.

Odilón Larios Nava. – Completamente carbonizado, sin que se le apreciaran sus rasgos personales, así es como fue hallado un hombre en la zona limítrofe entre Cuautlancingo y Tenancingo, Tlaxcala. El hallazgo se hizo en una barranca ubicada a un kilómetro, a espaldas de la empresa Nestlé, la cual está situada en el kilómetro 11 de la carretera federal Puebla-Tlaxcala.
Del lado poblano el sitio que pertenece al municipio de Cuautlancingo colinda con la ciudad de Puebla. El cadáver calcinado fue localizado al pie de un árbol, casi al borde de la barranca que divide Puebla con Tlaxcala, del lado donde fue localizado es el estado de Puebla y en el lado contrario Tlaxcala.
Por los indicios encontrados por las autoridades, se presume que a este hombre lo mataron por la madrugada de este miércoles y después lo llevaron hasta ese sitio para prenderle fuego, se cree que le rociaron combustible, ello por el grado de carbonización que presentó el cuerpo.
Fueron los campesinos que pasan por el lugar para ir a sus tierras de labor por la mañana los que se percataron de la presencia del cuerpo y llamaron al 911 para reportar el suceso. Policías del municipio de Puebla, de Cuautlancingo, de la Policía Estatal y la Ministerial, fueron los que llegaron para tomar conocimiento de lo ocurrido.
El paraje corresponde al municipio de Cuautlancingo y está ubicado, como referencia a la altura del kilómetro 11 de la carretera federal a Tlaxcala, esto es a la altura de la empresa Nestlé, atrás de dicha empresa a aproximadamente a un kilómetro pasando campos de cultivo se encuentra la barranca en donde los lugareños hicieron el macabro hallazgo.
Se desconoce la identidad del occiso así como el móvil del crimen. Sin embargo, por la zona en donde fue encontrado el cadáver y por el hecho de que haya sido calcinado, las autoridades no descartaron que se pueda tratar de algún ajuste de cuentas entre huachicoleros.
Personal de la Agencia Especializada en Investigación de Homicidios y de Atención a Víctimas del Delito de la Fiscalía General del Estado fueron los que se encargaron de efectuar el levantamiento del cuerpo carbonizado.