• Lo encontraron a la altura de Xoxtla, presentaba dos lesiones en el pecho y una en el cuello.

Odilón Larios Nava.- Encobijado, y hasta con una almohada, abandonan el cadáver de un hombre de aproximadamente 55 años de edad, a un costado de la autopista México-Puebla, en el kilómetro 107+500, con sentido al Distrito Federal. Presentaba lesiones en el pecho y el cuello, hasta el cierre de esta edición no se había precisado si fueron hechas con arma blanca o con impactos de bala.
Pasando la comunidad de San Miguel Xoxtla, a un kilómetro aproximadamente, alrededor de las 14:00 horas fue localizado por los lugareños que pasaban por el sitio, un bulto conformado por cobijas, las cuales presentaban una forma humanoide.
Al ver de cerca, los curiosos confirmaron que se trataba de un cadáver humano y dieron aviso a los números de emergencias. Personal de la Policía Federal destacamento Zaragoza acudió a resguardar el sitio.
Después elementos de la Agencia del Ministerio Público de San Pedro Cholula efectuaron las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciaron las investigaciones de rigor.
El occiso, de aproximadamente 55 años de edad, quedó en calidad de desconocido. Es de tez morena, de complexión robusta, con bigote escaso, cabello negro, de aproximadamente 1.65 de estatura. Vestía pantalón de mezclilla, camisa de mezclilla, calcetines y huaraches, entre sus pertenencias no se le encontró ninguna identificación.
El cadáver y una almohada estaban envueltos entre cobijas. Las autoridades ministeriales presumen que el sitio donde se encontró sólo es el lugar del hallazgo y que le dieron muerte en otra parte.
Por las características del occiso no descartan que se trata de un hombre de las inmediaciones, o inclusive que pueda ser un camionero. Cabe señalar que las autoridades ministeriales no tienen ninguna desaparición de persona que coincida con las características del hombre hallado.
La averiguación que se inició por parte del Ministerio Público fue la 2013/2015/SACHO. Hasta el cierre de esta edición se desconocía la identidad del hombre y el móvil por el cual fue privado de la vida.